Como uno más de la manada

Perretes
Fotos cedidas por Jacobo Rangel y Justo Fonseca (miembros del Club)

El pasado jueves, 24 de septiembre, el Club de Fotografía de Antiguos Alumnos UPV se acercó al mundo del agility y la fotografía canina. La cita fue en el club de agility y educación canina La Manada que nos abrió las puertas de par en par. Allí, mientras los guías memorizaban la pista y los obstáculos por los que luego iban a tener que dirigir a sus compañeros caninos, la fotógrafa Mª José de la Torre, nos daba algunos consejos y trucos sobre cómo capturar buenas imágenes de animales en movimiento.
Cualquiera que tenga mascota sabrá lo complejo que puede ser realizar una buena instantánea a un perro, ante todo, porque son imprevisibles y, por supuesto, no podemos pedirles que posen, se detengan o miren a cámara. En este enlace, podéis ver algunos de los errores más comunes en la fotografía de mascotas. 

Además, en el agility se suma el movimiento y la complejidad del entorno. El agility es una modalidad deportiva en la que un perro y su guía tienen que sortear una serie de obstáculos (túneles, slalom, saltos, pasarelas elevadas, zona de parada o mesa, etc.), en un orden previamente establecido, en el menor tiempo posible. El guía tiene que dirigir al perro con su voz y sus gestos, no pudiendo tocarlo ni darle premios (comida o juguetes) hasta que finalice la prueba.

Por tanto, lo primero que tiene que hacer un fotógrafo en este contexto es conocer bien la pista y el recorrido para poder ubicarse en el mejor lugar posible sin que interfiera en el desarrollo de la competición. Si el perro entra al slalom por la derecha o por la izquierda, que trayectoria va a coger después de un salto, donde tiene que hacer un giro… son factores a tener en cuenta.

IMG_0313JJ
Copy Jacobo Rangel
Copy Jacobo Rangel

Un primer consejo, sería por tanto, ubicarse cerca del obstáculo que queramos fotografiar y probar distintos encuadres, hasta dar con el que más nos guste. El fondo es muy importante, cuanto más neutro sea mejor, para no restarle protagonismo al animal. Otra opción es jugar con fondos desenfocados.

Otra regla básica es no utilizar nunca el flash, porque podríamos asustar o distraer al animal.

También deberemos tener en cuenta la importancia que tiene hacer la foto en el momento preciso. Y el tiempo que nuestra cámara tarda en hacer la fotografía desde que nosotros disparamos. Por ejemplo, para fotografiar un buen salto lo ideal es disparar cuando las patas delanteras estén justo pasando por la barra del obstáculo. Así, si se pretende fotografiar al animal en movimiento y queremos congelar la imagen, tendremos que elegir velocidades de obturación rápidas, como 1/1000, lo cual dejará pasar menos luz, por lo que si necesitamos compensar, la apertura del diafragma y el ISO tendrán que ser mayores. Si, por el contrario, deseamos un efecto “movido” o de “barrido”, deberemos apostar por velocidades lentas.

Y ya para terminar, un consejo más práctico, para una sesión como la que hicimos en la Manada es llevar ropa cómoda, que nos permita movernos con facilidad o incluso sentarnos o tumbarnos en el suelo. Lo ideal a la hora de fotografiar a los perros en acción es ponernos a su altura.

_DSC1623_jacoboRecordaros que en el próximo Club Fotografía lo dedicaremos a la foto Panorámica con Paco Lorente, para aprender a sacar unas instantáneas increíbles. ¿Te lo vas a perder?

Dejar una respuesta