Buscando el primer empleo, ¿cómo redactar un CV sin experiencia laboral?

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

empleo (6)La experiencia laboral es, probablemente, uno de los aspectos más valorados en un Currículum Vitae. Sin embargo, todos nos hemos encontrado alguna vez con el dilema de redactar este pequeño gran tesoro que nos describe, sin tener aún experiencia laboral, o sin experiencia en el sector que nos interesa.

Si has terminado recientemente tus estudios, si eres joven y estás buscando tu primer empleo, es importante que no infravalores la importancia de un buen currículum a pesar de la falta de experiencia; cuídalo y elabóralo con criterio.   En primer lugar, debemos elegir nuestro objetivo, focalizar los esfuerzos. Saber lo que queremos como paso previo para obtenerlo. Estudiar nuestros intereses y metas laborales, el mercado, las ofertas, las empresas, etc. Y a la hora de elaborar el CV no olvidemos nunca que éste debe ser de una extensión máxima de dos páginas, preferiblemente de una (puedes redactar una carta de presentación/motivación aparte).

Para llamar la atención del reclutador, es fundamental destacar aquellas capacidades que te hacen válido para el puesto que te interesa. Enfoca tu CV a logros académicos, trabajo voluntario, proyectos, etc. Algunas claves, además de los consejos que ya hemos publicado para elaborar un CV:

  • No mentir. La falta de experiencia no justifica que nos inventemos puestos que no hemos cubierto. Recuerda que “se pilla antes a un mentiroso que a un cojo” y aunque tu CV esté lleno de bellas mentiras y consigas que te llamen, en la entrevista se notará qué es cierto y qué no lo es. Pondrás en duda tu credibilidad.
  • No tener errores ortográficos. Nos guste o no, un Currículum es el reflejo de lo que somos, de nuestro potencial y de lo que somos capaces de hacer. Si no te molestas en corregirlo ¿Por qué alguien se molestaría en contratarte? Es la primera imagen que el reclutador tiene de los candidatos.
  • En tus datos de contacto, pon una dirección de correo electrónico profesional. La diferencia entre pepitoelbola@jotamail.com y jose.martin@jotamail.com es evidente.
  • No tener datos erróneos. Ésta puede ser la diferencia entre un email o llamada recibidos con éxito, o un típico “Mail Delivery Failed” que el reclutador no se molestará en volver a enviar.
  • Publicar las fechas de comienzo y fin de los estudios. Este dato es fundamental para valorar varios aspectos: responsabilidad con los objetivos propuestos, desarrollo de la carrera, duración de la formación, posibilidad de contratos, etc.
  • Especificar el nombre del centro y lugar donde tuvo lugar tu formación.
  • Mencionar algunas de las asignaturas que has cursado, las que sean más relevantes para el puesto. Añadir información al título certificado crea interés, por ejemplo: Grado en Administración y Dirección de Empresas. Especialización en Finanzas Corporativas, Contabilidad y Comercio Exterior.
  • Teclado con las teclas C y V en rojoPara los perfiles técnicos es recomendable especificar los conocimientos de software por ejemplo, sistemas CAD, Matlab, Inventor, C++, etc.
  • Para los perfiles no técnicos es recomendable destacar competencias adquiridas durante los estudios tales como el trabajo en equipo o la autonomía.
  • Especificar el tema del Trabajo Final de Grado/Máster.
  • Incluir estancias en el extranjero tanto de inmersión lingüística como de programas de intercambio o ERASMUS. Dará un valor añadido a aquellos estudiantes que abandonaron su zona de confort y decidieron vivir experiencias nuevas. No olvides especificar el centro de estudios, duración, y país.
  • Valorar correctamente nuestro nivel de idiomas. ¿Esto qué significa? Más allá de la titulación certificada que podamos poseer, si recientemente hemos mejorado nuestro nivel pero no tenemos certificación, especificar esta situación nos puede abrir más puertas. Esto requiere que aclaremos los motivos, por ejemplo: nivel B2 certificado en 2014 y actualmente nivel C1 tras estancia en programa de Erasmus en Londres. Debemos justificar nuestro nivel de idiomas. Si estamos cursando un nivel más alto del que tenemos certificación, también debemos aclararlo. Pero, tampoco es válido sobrevalorar nuestros conocimientos, en la mayoría de procesos de selección donde se requiere un nivel alto de un idioma, se hace una prueba. No nos engañemos, ¿podremos pasar esa prueba? Además, si en el puesto ofertado se requiere un idioma es porque dentro de las tareas que se desarrollan está incluida la fluidez en dicha lengua.
  • Si tienes referencias de tutores de prácticas o de estudios, inclúyelas en el CV.
  • Si tienes prácticas curriculares o extracurriculares no olvides publicarlas correctamente: Nombre de la empresa, período y duración, tareas desempeñadas y en el apartado de conocimientos no olvides añadir los adquiridos durante las prácticas de empresa.
  • No sólo es valorable un título académico, también puedes añadir los cursos o seminarios a los que has asistido. Esto implica, por ejemplo, que además de lo obligatorio durante tu formación, también has alimentado tu curiosidad por otros aspectos, o profundizado en lo que ya habías estudiado.
  • Si has participado en alguna competición académica, también es relevante que lo publiques.
  • Si tienes un enlace que hable de tus proyectos o carrera académica, no dudes en incluirlo en tu CV. Por ejemplo enlaces a bolgs, portfolio, webs, perfil de Linkedin, etc.
  • Resaltar otros aspectos tales como: participación en voluntariado, competición deportiva, profesional en música o teatro, hobbies e intereses. Estas actividades también te definen.

«Somos lo que hacemos de forma repetida. La excelencia, entonces, no es un acto, sino un hábito» Aristóteles

Si estás buscando tu primer empleo y esta búsqueda se está alargando más de lo que te gustaría, aprovecha este período para formarte en aquellos aspectos que crees que pueden ser una barrera a la hora de ser seleccionado. El nivel de idiomas es, en muchos casos, uno de los requisitos que los candidatos no cumplen. Si tienes la oportunidad de mejorar competencias teniendo una experiencia en el extranjero, estás invirtiendo en tu valor profesional. Invertir en ti es mucho mejor que esperar sentado y hace la espera menos estresante. No te centres en ser el mejor, sino en ser diferente, en destacar frente a los demás. Cuando buscamos trabajo es imprescindible saber gestionar la frustración, no siempre depende de nosotros ser seleccionado para un puesto concreto. Los reclutadores tienen ya el perfil que requieren cubrir y si no cumples con él, sigue intentándolo con otras ofertas (preferiblemente de perfiles junior).

El Currículum es una herramienta, pero si no la utilizamos correctamente, no conseguiremos el trabajo que buscamos. Es fundamental crear interés con una carta de presentación, hacer networking, y empezar a desarrollar tu propia marca personal. También puedes adjuntar tu expediente si crees que esto te beneficiará. Esfuérzate por venderte bien, será un trabajo previo a conseguir el trabajo que deseas. «El éxito depende del esfuerzo» Sófocles.

La clave está en diferenciarte del resto, causar el mayor impacto posible en el reclutador para crear interés y conseguir una entrevista. Estos consejos son para pasar de ser seleccionable a seleccionado, pero un Currículum bien elaborado no es lo único que tienes que preparar, la entrevista será lo siguiente. ¡Manos a la obra!

«El genio se hace con 1 % de talento y un 99% de trabajo» Albert Einstein

 

Dejar una respuesta