¿Cómo organizarnos para innovar?

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Todos queremos innovar, pero no estamos satisfechos con los resultados obtenidos. Con esta idea arrancó Ignasi Clos nuestro último encuentro de Innova&Acción el pasado 1 de diciembre.

Aún no hemos solucionado cuál es el enfoque adecuado que las empresas deben darle a la organización de la innovación. Tenemos que innovar, estamos convencidos de ello, invertimos más o menos, pero ¿cuántos están satisfechos con los resultados de sus compañías? Muy pocos. ¿Qué está fallando en nuestras organizaciones?

Hay una necesidad, pero parece que no hemos dado con la forma de satisfacerla. Muchas veces los proyectos de innovación no se integran en la cultura de la empresa, se enfocan demasiado a resultados a corto, sólo a producto y bajo una forma de liderazgo relacionada con el control. Se demandan mejores resultados, más ingresos. Pero, la innovación va de crear entornos de aprendizaje, no de resultados a corto plazo.

DSC_0126

No hay unidades de innovación para ganar dinero ahora, sino para que se conviertan en una fuente de insights constante que nos permitan obtener unos resultados a largo plazo y nos ayuden a establecer formas de gestionar la información yendo más allá del producto, más al modelo de negocio y a otros aspectos de la innovación.

El problema es que a pesar de estar descontentos con los resultados de la innovación en nuestras empresas, no estamos dispuestos a cambiar nuestro modelo.

Tenemos presión, hay que ir rápido, no se puede fallar y el error se castiga… Y este entorno que empuja a las empresas en su día a día, veloz irracional e instintivo, es  totalmente contrario al que requiere la innovación, divertido, reflexivo, de pruebas, de fallo y aprendizaje. Si no activamos este entorno, las estructuras responsables de la innovación en la organización nunca van a funcionar.

DSC_0121

Para ello, hemos de ejercer otro tipo de liderazgo, hemos de crear entornos más colaborativos y hemos de mejorar la motivación de los empleados. Si queremos innovar, nuestro personal debe sentirse libre de presión.

Algunos objetivos del responsable de innovación
Debemos organizarnos para conseguir innovación disruptiva, pero también para saber qué se está haciendo fuera (el cambio cada vez llega más rápido) y para innovar más allá de producto (pensando en la experiencia y en el negocio).

Y, ¿cómo debe ser el responsable de innovación para poder liderar un proyecto así? Debe liderar y coordinar el proceso de innovación, pero también debe tener un rol oculto; ser el engranaje que conecta la empresa con los stakeholders internos y externos que pueden ayudar a resolver objetivos y retos de innovación.

DSC_0139

Además, las empresas deben dejar de centrarse en la innovación por evento (puntual, casi externalizada, sin relación con el modelo de negocio ni en su ciclo de trabajo) y evolucionar hacia un modelo de innovación por sistema con un lenguaje de innovación institucionalizado, con una integración 100% en la estrategia de negocio, en la cadena de valor y en la toma de decisiones y concursos destinados a nuevos negocios.

Para lograr todo esto, cada empresa requiere un modelo distinto de organización de su innovación. Es importante comprender que no todos los negocios están en el mismo momentos, ni evolucionad de igual modo. Que hay muchos modelos de organización según su nivel de centralización de liderazgo y de gestión.

IMG_20171201_094647_414

Ignasi nos propuso seis modelos distintos, de más centralizado a menos; unidad corporativa de innovación, grupos innovadores, sistema corporativo de innovación abierta, innovación por unidad de negocio, innovación interdepartamental y por último, células de innovación.

En cualquier caso, sea cual sea la estructura elegida, debemos diseñar un sistema organizativo que se adapte a nuestra empresa en la que la innovación sea el centro de todo; el liderazgo inspire el aprendizaje continuo; en la que haya colaboración en vez de competición y en el que consigamos enamorar a los empleados para que estén motivados.

La última parte de la sesión consistió en conocer el modelo iFlow; mediante el cual cada empresa puede diseñar de forma adecuada su modelo de organización de la innovación.

Si queréis explorar más la propuesta de Ignasi Clos, os invitamos a consultar la documentación aportada durante nuestro encuentro, así como la entrevista que le hicimos.

 

 

Dejar una respuesta