¿Cómo trabajar las ‘soft skills’ de mi equipo de trabajo?

IMG-20181108-WA0009En nuestro encuentro del Club de Desarrollo Personal y Liderazgo de noviembre tratamos uno de los aspectos que más estamos trabajando desde los programas de formación que ofrecemos en la Asociación de Antiguos Alumnos de la UPV:  las soft skills, puesto que estamos convencidos de que son la llave para el éxito personal y profesional.

En esta ocasión, contamos con la participación Camila Hurtado, ingeniera química, que ha centrado su actividad profesional en facilitar el desarrollo de las organizaciones y de los equipos de trabajo. Camila nos ofreció un taller muy participativo y dinámico en el que nos presentó, herramientas sencillas y efectivas que cualquier persona puede implementar en sus equipos de trabajo. Se trata de herramientas que contribuyen a conseguir un modelo empresarial basado en la confianza, el compromiso y la eficiencia, centrado en las personas, en objetivos y resultados. En nuestra Know Box podéis ver la presentación completa y la entrevista completa.

En definitiva, Camila nos invitó a practicar Teamfullness, es decir, trabajar en equipo con objetivos compartidos de manera que las personas puedan desarrollar íntegramente su potencial y se sientan completamente realizadas. Para ello trabajamos las relaciones, la comunicación, los roles y las emociones.

Con la finalidad de tratar las emociones, tanto para comenzar, como para finalizar la sesión, utilizamos una potente herramienta, que pertenece la metodología tejeredes (del que os hemos hablado en numerosas ocasiones). Se trata del animómetro, que sirve para animometroconocer el estado de ánimo del equipo, con tan sólo dar respuesta a tres simples preguntas:

  • ¿Qué nivel de energía tenéis? (0-100%)
  • Una palabra que defina vuestro estado ahora mismo
  • ¿Qué os gustaría llevaros de esta sesión?

Fue muy interesante comprobar como subió la energía de los participantes entre el animómetro inicial y el final. Nos fuimos con las pilas cargadas para poner en práctica todas estas herramientas tanto en la vida personal como profesional.

Para trabajar la comunicación nos centramos en practicar la escucha activa que es clave para comunicarse con los demás. Una habilidad que de no poseerla puede adquirirse y desarrollarse con la práctica, y en nuestro taller dimos un paso para conseguir centrarnos en el mensaje que el otro individuo intenta comunicar. Pudimos comprobar que no es tarea fácil y que requiere de un esfuerzo físico y mental si queremos captar con atención el mensaje que se emite.

IMG-20181108-WA0008

En el ecuador de la sesión realizamos un ejercicio muy interesante: El rolómetro, un juego de mesa que permite realizar mapas de relación al nivel de implicación en torno al propósito. Sirve para identificar los roles que tienen las personas en un equipo y escenarios de caos, orden y colaboración y detectar problemas asociados a los roles, tales como apego, saturación, confusión, mal desempeño, además de darnos información sobre el impacto de los roles en la sombra, la aparición de nuevos roles o si el rol se está agotando.

IMG-20181108-WA0007

Para finalizar tratamos uno de los aspectos, tal vez más complicados, el sistema de relaciones, dónde todas las voces deben de ser oídas para que el sistema esté representado de manera exacta y plena, dónde cada persona da voz a  su verdad, esa que está  expresa desde la experiencia y vivencia.

En este sentido, reflexionamos sobre el porcentaje de responsabilidad que tenemos cada persona en una relación,  quedando claro que solo podemos actuar desde esa parcela del 50%. Y de esta forma, muchos se fueron a sus casas pensando, ¿qué quiero hacer con ese 50% del que soy reponsable en mis relaciones? Seguro que en los próximos encuentros del  Club de Desarrollo Personal y Liderazgo, encontraremos algunas respuestas…

 

Dejar una respuesta