Crea el ambiente para ser creativo y verás crecer tu talento

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

En nuestra sesión mensual del Club de Desarrollo Personal y Liderazgo abordamos esta vez el tema de la creatividad desde un punto de vista muy diferente: la adaptabilidad.  Ana Mª Aguilera que fue nuestra ponente invitada comenzó abordado el propio concepto  de la creatividad y su significado a lo largo de la historia, ya que como siempre ocurre, en cada momento se ha considerado desde puntos de vista muy diferentes.

Los creativos
En la sociedad actual, una persona creativa puede ser considerada un genio o un desadaptado, ya que la creatividad es una construcción social.

Desde la primera aproximación por parte de la Asociación Americana de Psicología, gracias a Guilford, en un momento en el que el conductismo está en auge, en la década de los años cincuenta, hasta la actualidad, ser creativo ha pasado de ser una mera propuesta de ideas, a algo más complejo que conlleva componentes como originalidad, utilidad, elegancia, calidad, flexibilidad…

Qué es la creatividad
En cualquier caso, se trata de algo que nos hace capaces de mejorar lo ya aprendido, con una intención y una dirección, con capacidad transformadora, que necesita ser comunicado y que incorpora un elemento novedoso y original.

Pero, ¿todo el mundo es creativo?. Tal y como Ana nos explicó, hay distintos grados de creatividad, y en mayor o menor medida todos nosotros lo somos. De hecho, si bien sólo unos pocos son excelentes, la mayoría de profesionales con cierta experiencia y formación son muy creativos en su trabajo, puesto que creatividad, supone unir piezas y configurar un “nuevo puzzle”.

Es una capacidad que tenemos que entrenar para que esté en constante desarrollo. Y además, está influida por factores externos, como son el espacio en el que se desarrolla, el tiempo del que disponemos y del entorno predispuesto socioculturalmente hablando, relacionado con las personas que van a evaluar esa creatividad.

DSC_0151

También se cuestionó si es necesario ser creativo. Son muchas las voces que constantemente nos indican que hay que serlo, que hay que innovar, incluso que hay que ser rupturista. Pero eso no es siempre verdad. Un exceso de creatividad puede hacer que el negocio se vaya a la ruina. Por ello, la creatividad también tiene que ser adaptativa. Debe considerarse si el momento es bueno o no para que surja o para adaptarse al entorno.

El ejemplo más citado sobre adaptabilidad es el de  Darwin en su teoría sobre la evolución, de la que muchas veces sólo trasciende que solo evolucionan los más fuertes, aunque esto no es así. Evolucionan y sobreviven los que mejor adaptados están al entorno. Y si el ser humano ha llegado hasta la actualidad es gracias a nuestro cerebro y a vivir socialmente.

Por qué surge la creatividad
La creatividad según Otto Rank nace de la tensión que surge entre querer unirse al grupo y querer distinguirse del mismo.

Siguiendo a Kirton, hay personas adaptadoras y personas innovadoras. Ambas son creativas, pero sirven a objetivos distintos.

DSC_0152

Hay personas que llegan a ser genios por contar con todas las circunstancias a su favor y que quizás no hubieran llegado tan lejos con otro ambiente u otro espacio. Y al contrario, ¿cuántos genios no han podido desarrollarse por no contar con un ambiente propicio?

Y no solo es disponer un ambiente predispuesto, sino también que nuestra mente esté preparada, relajada, sin estrés… Eso tiene que ver con los factores internos, los que dependen de nosotros. Disponer de conocimientos o saber adquirirlos, confianza, constancia, calma, mantener la motivación, tener resistencia a la frustración, a la presión, a las críticas…

Es importante la parte de la confianza, que debe salir única y exclusivamente de nosotros. La motivación, que viene muchas veces de esa confianza, también hay que saber modularla. Es importante que una persona pueda desarrollar su carrera profesional, que se sienta escuchada, que pueda hacer propuestas… De esta forma, se sentirá capaz de hacer crecer su creatividad.

¿Cómo podemos trabajar la mente creativa? Fijando nuestra atención de forma intensa en nuestro problema, teniendo los ojos abiertos buscando soluciones donde nadie más lo hace, procesando la información y recogiendo lo que nos interesa, poniendo nuestra emoción al servicio de nuestra mente, eliminando las creencias limitantes, manteniendo nuestra imaginación siempre en funcionamiento, aprendiendo a sacar jugo a nuestras sensaciones y emociones…

Como siempre, puedes ver la presentación completa de la sesión en nuestra Know Box. ¡Te esperamos en enero en nuestro Club!

 

Dejar una respuesta