Crear un EAD, o cómo enviar astronautas a la luna

Por primera vez en la historia, el mercado laboral cuenta entre sus filas con cuatro generaciones de profesionales diferentes, cada una de ellas con sus rasgos y peculiaridades que definen su forma de entender y afrontar el trabajo. A ello hay que sumar la volatilidad del entorno. La alta competitividad, la globalidad y los avances disruptivos propios de la era del cambio en la que estamos sumergidos.

rawpixel-658254-unsplash

En este contexto, podemos decir que hoy en día las empresas, grandes y pequeñas, tienen que afrontar grandes retos, muchos de ellos hasta ahora no explorados. Entre ellos destaca, la necesidad de crear y gestionar equipos de alto rendimiento (o EADs). Solo contando con una estrategia óptima a la hora de dirigir y configurar equipos, las empresas pueden actualmente competir y alcanzar sus objetivos.

Un equipo de alto desempeño (EAD) es un grupo de profesionales que comparten conocimientos, habilidades y experiencias complementarias, y que ofrecen un alto compromiso con su objetivo común, con metas realistas, desafiantes, y una forma eficiente de alcanzarlas garantizando la obtención de resultados de calidad excepcionales.

Pero más allá de la definición, de lo qué es o no es un equipo de alto desempeño: ¿qué tipo de líderes necesitan?¿qué tenemos que tener en cuenta a la hora de crearlos? ¿qué etapas tiene la creación de un EAD? ¿cuáles son las barreras o dificultades más frecuentes a la hora de crearlos? ¿y de gestionarlos? ¿existen herramientas o alguna metodología que nos pueda ayudar en este cometido?

Sobre todas estas preguntas reflexionamos en nuestra KnowBox. Además, si tienes como objetivo mejorar la gestión y el desempeño de tu equipo de trabajo te recomendamos el programa Gestión de Equipos: de la jerarquía a la colaboración o nuestra Formación In Company.

 

Dejar una respuesta