Cuando aplicamos Lean, para poder eliminar los desperdicios, primero hay que verlos

Posiblemente el aspecto más complicado de la eliminación o reducción de desperdicios dentro de una filosofía Lean es hacerlos visibles, concebirlos como tal y hacer ver a los demás que lo son. Esta es una de las conclusiones que se dedujeron ayer en el III Encuentro del Foro de Productividad de la Asociación.

[Img #3621]
Tras algunas consideraciones previas, iniciamos el encuentro con un breve repaso de los tipos de desperdicio:

  • Sobreproducción. Producir más de lo necesario.
  • Esperas. Periodos de inactividad.
  • Desperdicio en transporte. Movimiento de materiales, herramientas, documentación. Doble manejo debido a exceso de almacenamiento.
  • Desperdicio de sobreproceso. Operaciones no contempladas en la definición del proceso.
  • Desperdicio de inventario. Exceso de inventario en materia prima, producto acabado o semiacabado.
  • Desperdicio de movimientos de empleados y equipos.
  • Desperdicio en producto defectuoso.

A estos siete desperdicios Luis Rodríguez (Coordinador del Foro) les sumó un octavo, el desperdicio de la capacidad de las personas, que es el más dramático que puede sufrir un negocio y para el que aportamos soluciones cada primer martes de mes en el Club de Desarrollo Personal y Liderazgo.

Y, una vez definidos ¿Por dónde empezar? El primer paso para empezar a eliminar desperdicios es reconocerlos como tales. En muchas ocasiones ocurre que los propios responsables de la ejecución del proceso sobre el que estamos trabajando son incapaces de reconocer estos desperdicios, considerándolos parte de su actividad habitual y su responsabilidad. Cuando conseguimos reconocerlos, no siempre podemos intervenir en su reducción o eliminación, puesto que, a veces, la inversión para reducirlos puede no ser rentable en un plazo razonable o la empresa no está en disposición de asumir la inversión necesaria. En cualquier caso, tener el desperdicio identificado nos permitirá poder actuar sobre él en el momento adecuado.

[Img #3620]Una herramienta muy útil para realizar esta identificación de desperdicios son los Value Stream Maps, con los que representamos de manera gráfica todas las operaciones que intervienen en el proceso que estemos analizando y sus relaciones.

Los participantes en el encuentro fueron aportando ejemplos de los siete desperdicios y sus experiencias en la reducción y eliminación de los mismos y se analizaron en detalle casos en actividades tan variadas como son la fabricación de envases, el servicio de restaurante de un hotel de lujo o los procesos administrativos de una empresa de mantenimiento, dejando patente la aplicabilidad y efectividad de la metodología a entornos y procesos muy diversos.

En la presentación que hemos adjuntado en la Know Box podéis encontrar identificadores, consecuencias y posibles soluciones de cada uno de los desperdicios.

Si estás interesado en participar en el Foro, escríbenos a formacion@antigusoupv.org y te mantendremos informados. El próximo encuentro será el 9 de abril a las 19 horas en la sede de la Asociación.