“Debemos ser más proactivos frente a los desafíos medioambientales”

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

El pasado viernes, en Innova&acción, abordamos el tema de la eco-innovación. Para ello contamos con la experiencia y el saber hacer de Javier Carrillo-Hermosilla, profesor, investigador y coautor del libro Eco-innovación: Claves para la competitividad sostenible y la sostenibilidad competitiva.

innovapolivalenciaHoy por hoy, es una evidencia contrastada que no podemos seguir consumiendo los recursos del planeta al ritmo que llevamos, ni generando el actual volumen de residuos y contaminación. “De seguir así, en breve, necesitaríamos tres planetas para subsistir”, comentaba Javier al inicio de la sesión.

A raíz de estas evidencias, los gobiernos e instituciones internacionales, han creado una serie de regulaciones en materia medioambiental a las que las empresas de todos los sectores deben atenerse si no quieren incurrir en gravosas multas. A estas presiones regulatorias, hay que sumar la creciente demanda por parte de la sociedad (al menos en aquellas sociedades más avanzadas) de productos y servicios medioambientalmente sostenibles. Los consumidores cada vez somos más conscientes de la necesidad de cuidar nuestro planeta y comenzamos a exigir a las empresas que sean más responsables con su entorno penalizando a aquellas que no lo son. Todos tenemos en mente, por ejemplo, la repercusión mediática y en las redes sociales que tuvo el año pasado el escándalo de Wolkswagen y sus motores modificados para falsear los resultados de las emisiones contaminantes.

14468685_1176446395731952_8419619576639114718_oDe esta forma, las empresas suelen tener una posición reactiva frente a la eco-innovación. Es decir, se ponen las pilas cuando surge una nueva regulación o cuando salta un escándalo en alguna empresa de la competencia, o cuando sus clientes comienzan a demandarles productos o servicios más verdes. Al fin y al cabo, que una empresa se decante por la eco-innovación depende básicamente de los beneficios que perciba que va a obtener. Y es aquí donde el trabajo de Javier cobra relevancia. Como explicó a los asistentes, con ejemplos reales y casos prácticos,  la eco-innovación puede ayudar a aumentar la capacidad competitiva de una empresa a través de distintas vías:

  • Mejorando la operatividad y reduciendo los costes provocados por una gestión de recursos ineficiente.
  • Reduciendo los costes del control de la contaminación y la gestión de residuos.
  • Disminuyendo el riesgo de incumplimiento de regulaciones medioambientales.
  • Abriendo nuevos mercados o segmentos de mercado.
  • Vendiendo la propia innovación en materia ecológica.
  • Mejorando la imagen de la marca y la relación tanto con los clientes como con los proveedores, autoridades y empleados.

A todo ello hay que sumar los beneficios sociales de optar por un modelo de empresa más concienciado: crecimiento sostenible; desarrollo de una economía más competitiva, creativa, innovadora y la creación de nuevos mercados, industrias y empleos.

Las 4 dimensiones de la eco-innovación

Cuando pensamos en innovación inevitablemente pensamos en nuevos desarrollos tecnológicos pero lo cierto es que la innovación en general y la eco-innovación en particular constan de cuatro dimensiones sobre las que se puede trabajar:

  • Diseño. El diseño de nuevos productos o procesos, en los que, por ejemplo, los residuos generados no pierdan valor y puedan ser reutilizados en esos o en otros procesos o productos. Aquí entra en juego la filosofía Cradle to Cradle, cuyo creador William McDonough, explica a la perfección en este TED Talk.

  • Tradicionalmente las empresas crean sus productos y servicios de forma unidireccional sin involucrar a sus clientes más allá de estudios de mercado. No podemos desdeñar las ideas y las necesidades de nuestros clientes a la hora de eco-innovar.
  • Producto/Servicio. ¿Y si en lugar de centrarnos en nuestros productos nos centrásemos en la necesidad que satisfacen? Es decir, un coche, por ejemplo, no deja de ser un habitáculo que facilita a sus usuarios el desplazarse. ¿Existen otras formas de satisfacer esa necesidad? ¿Y estas alternativas son medioambientalmente más eficientes?
  • La Gobernanza. Sin una estrategia y una política medioambiental clara resulta complejo que los distintos departamentos de una empresa pongan sobre la mesa cuestiones eco a la hora de desarrollar nuevos productos o servicios. La implicación a todos los niveles por parte de la empresa debe ser sólida.

Casos prácticos y documentación adicional

videoentrevistaLa presentación completa de Javier Carrillo-Hermosilla, con todos los detalles y ejemplos prácticos,  está disponible en ATACAMA, el observatorio de Innova&acción. Además allí encontrarás la video-entrevista que le realizamos al finalizar la sesión así como el caso real sobre el que estuvimos trabajando durante la segunda parte de la sesión, tras disfrutar, como siempre, de un agradable almuerzo. Innova&acción es un espacio de encuentro idóneo para realizar networking y compartir experiencias e ideas en torno a la innovación. Si quieres conocerlo en primera persona, el próximo 28 de Octubre, contaremos con Xavier Ferràs que nos hablará del potencial de los clusters como herramientas para la innovación.

Dejar una respuesta