Design Thinking

El design thinking es una metodología para generar ideas innovadoras que se basa en entender las necesidades reales de los usuarios para darles soluciones. Su origen está en la forma de trabajar de los diseñadores de producto.

Se empezó a desarrollar desde el punto de vista teórico en la Universidad de Stanford gracias a Tim Brown que, en este video pone de manifiesto claramente, qué es, cómo funciona. en que se diferencia del “diseño” y cuáles son los requisitos para que éste sea posible. Veréis que estrechamente ligado puede estar el design thinking no sólo con la innovación en general, sino con aspectos de ésta como la innovación frugal en particular.

[Img #4632]
Para la utilización de esta metodología, es importante:

  • Empatizar con los clientes del producto o servicio, para poder entender realmente sus necesidades.
  • Colaborar con personas con distintos puntos de vista, para que salgan a la luz ideas realmente diferenciales.
  • Ser muy conscientes del proceso y de su metodología.
  • Tener en cuenta que el prototipado es una parte integral del proceos de innovación.
  • Tener en cuenta que, pese a su nombre, no se trata de pensar, sino de actuar.

Los pasos esenciales del design thinking son: comprender, definir, investigar, idear, prototipar y evaluar (probar).

Comprender, definir e investigar.

Aunque la primera parte parezca sencilla, en realidad muchas veces es la más difícil. En general, la empresas han perdido su capacidad de ver, sobre todo porque las estructuras departamentales y los procesos rutinarios les llevan a tener una visión fragmentada y limitada de la realidad, como señala Erich Joachimsthaler en su libro Ver lo Evidente. Tal y como se puso de manifiesto en nuestra sesión con Salesforce de innova&acción, no siempre es fácil comprender (no sólo escuchar) a los clientes.

Muchos autores hablan de tres planos a la hora de definir formalmente el problema o reto al que nos enfrentamos: personas, tecnología y negocio. Señalando que debemos tener en cuenta a los implicados en el proceso, el papel que juega la tecnología y el impacto en el negocio que va a tener nuestra solución.

Investigaremos para comprender adecuadamente cuál es nuestro punto de partida. Hay distintas metodologías que pueden ayudarnos.

Idear, prototipar y medir.

En estas fases del design thinking se trata de generar ideas para construir posibles soluciones. Desde el brainstorming hasta métodos más complejos, pueden ser utilizados en estos momentos.

A partir de ese momento, deberá crearse un producto mínimo viable (o un servicio) que tenga la funcionalidad mínima que quiere el cliente. En el caso de estos últimos, que siempre son menos tangibles,  puedes utilizar aplicaciones de video bastante interesantes para explicar el nuevo servicio o incluso crear storyboards animados. Por ejemplo Xtranormal, Powtoon o Storyboardthat.com

Después debemos medir, teniendo en cuenta que tienen que haber sido definidas las métricas relevantes para la valoración. De esta forma evitaremos innovar por innovar y sólo lo haremos si genera impactos positivos en el sentido definido.

Para entender cómo se hace todo esto, no hay nada mejor que verlo hacer. Y qué mejor que verlo hacer a la empresa paradigmática en este campo: IDEO.

A lo largo de tres videos, podéis ver cómo demostraron cómo hacer un carro de la compra con este tipo de metodología.

The Deep Dive 1/3 (subtitulado en español)

The Deep Dive 2/3 (subtitulado en español)

The Deep Dive 3/3 (subtitulado en español)

En la know box también podréis encontrar una mini guía para introducirse en el mundo del design thinking.