¿Existen los super alimentos?

En el encuentro del Club de Coaching para una Vida Sana del mes de mayo contamos con un invitado de lujo, Gaspar Pérez Martínez, investigador del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos del CSIC en Valencia y coordinador de la Red BAL (Red Española de Bacterias Lácticas). Gaspar nos planteó una muy interesante pregunta para descubrir y profundizar sobre los alimentos funcionales y su beneficios: ¿Existen los super alimentos? La respuesta, en esta entrevista.

¿Qué son los alimentos funcionales?
En los últimos años se ha descubierto que muchos de los productos alimenticios tradicionales, tales como las frutas, las verduras o la soja además de nutrirnos contienen componentes que pueden resultar buenos para mejorar nuestra salud. Además de éstos alimentos beneficiosos por naturaleza, se está investigando y se están desarrollando otros nuevos, que igualmente suponen un beneficio para nuestra salud o tienen efectos psicológicos positivos sobre sus consumidores.

Gaspar Pérez, inició su charla dando una definición de qué son los alimentos funcionales: aquellos alimentos que no solo se consumen por sus características nutricionales sino también para cumplir una función específica como puede ser el mejorar la salud o la de reducir del riesgo de contraer enfermedades. Para conseguir estas “funcionalidades extra” se les agregan componentes biológicamente activos, como minerales, vitaminas, ácidos grasos, fibra alimenticia o antioxidantes.

“Es necesario tener muy claro que los alimentos funcionales no son medicamentos, si no que son alimentos que además de nutrir nos proporcionan otra serie de beneficios y que cada persona tiene un índice de respuesta diferente a los mismos en los que la genética juega un papel fundamental”, comentaba Gaspar.

[Img #3738]
En función de sus propiedades se pueden diferenciar macronutrientes, como el ácido oleico; micronutrientes, como las vitaminas; o compuestos sin valor nutritivo, como los flavonoides, que entre otros pueden tener efectos antioxidantes.

Al respecto, se ha demostrado que la dieta influye en enfermedades tales como: enfermedades del corazón, cáncer, derrame cerebral, diabetes,  o enfermedades hepáticas. El consumo de dietas con alto contenido de productos de origen vegetal (frutas, verduras, granos integrales y leguminosas) es considerado como medio de protección contra enfermedades crónicas, especialmente el cáncer.

Investigación y bulos

“Los alimentos funcionales son un campo emergente dentro de la ciencia de los alimentos y la investigación alimentaria. Aunque en España empezamos ahora a familiarizarnos con ellos,  nacieron a mediados de la década de los 80 en Japón por iniciativa del Gobierno. Los políticos del país nipón vieron comos los costes sanitarios aumentaban a la par que la esperanza de vida de sus ciudadanos y pensaron que el desarrollo de los alimentos funcionales podía ser una vía para mejorar la salud de los japoneses”, comentaba Gaspar. Y añadía: “ahora, la situación en nuestro país es complicada. Hemos sufrido un retroceso importante en cuento a investigación en esta materia, y en muchas otras, debido a los recortes. Podríamos decir que en los últimos 3 años, hemos retrocedido más de 15 años”.

Otro de los temas tratados fue la cantidad de bulos y mitos que existen sobre los alimentos funcionales, debido al exceso de información que circula por internet y las redes sociales. Al respecto, nos insistió en la importancia de contrastar la información y acudir a fuentes fiables.  Es cierto que no existen los super alimentos pero nadie puede negar que se ha demostrado científicamente los beneficios de los alimentos funcionales para la salud de  las personas.