¿Has sufrido alguna vez hipersensibilidad dental?

El 50%de la población aproximadamente, padece o  ha padecido alguna vez hipersensibilidad dental. Es en la época estival, en la que nos encontramos, cuando se producen más casos. Los más graves pueden incluso motivar un cambio emocional y alterar el estilo de vida de las personas afectadas. Por tanto, es importante estar alerta y tener en cuenta los consejos que a continuación detallamos.

Qué es y por qué se produce
La hipersensibilidad dental se caracteriza por un dolor intenso, de corta duración, asociado a la exposición de la dentina, y que se produce en repuesta a estímulos térmicos, táctiles o químicos, muy frecuentes en épocas estivales.

Debe considerarse como un síntoma que puede ir asociado a diferentes factores como: caries dental, restauraciones mal ajustadas, tratamientos periodontales, maloclusiones, trastornos alimenticios, traumatismos dentales,…

Los casos graves de sensibilidad pueden motivar un cambio emocional y alterar el estilo de vida de las personas afectadas.

[Img #3196]
El 50% de la población aproximadamente, padece o  ha padecido alguna vez hipersensibilidad dental.

La causa más frecuente de exposición dentinal se debe a la recesión gingival. Es decir, a la migración del margen de la encía desde su posición normal en el límite corona raíz a lugares por debajo de este límite, con la consiguiente exposición de la superficie de la raíz del diente. Esta  puede producirse por la erosión, atrición, abrasión de la encía o por una enfermedad periodontal. Sin embargo, para que se produzca la sensibilidad, es necesaria además la acción de ácidos.

Es en épocas de verano cuando la acción de los ácidos y de los alimentos y bebidas frías más pueden afectar a los pacientes que suelen tener estos problemas sean del origen que sean.

Diagnóstico, prevención y tratamiento
Primero debemos descartar que la hipersensibilidad dental se deba a otra patología, es decir, que sea un síntoma de alguna enfermedad que padezcamos.

Una vez descartada esta opción, deberemos aprender a prevenir y tratar la hipersensibilidad dental. Para ello requeriremos de:

  • Cambios en los hábitos dietéticos y/o higiénicos e incluso el tratamiento de disfunciones y otras alteraciones de la conducta.
  • El uso de agentes desensibilizantes que permiten tratar de forma sintomática la hipersensibilidad.


Cambios en los hábitos

Es quizás lo más complicado de conseguir, aunque está al alcance de cualquiera. Solo hay que ser constante y seguir las pautas que nos marque nuestro especialista para tratar de minimizar algunos de los factores que pueden causar hipersensibilidad dental, como:

  • La dureza del cepillo de dientes;
  • la excesiva fuerza en el cepillado;
  • la utilización de productos abrasivos con el cepillado, como por ejemplo, las pastas de dientes blanqueadoras y
  • factores externos como las bebidas carbonatadas o ácidas, vino, yogurt, frutas, helados,…

Es conveniente recomendar a los pacientes que poseen más riesgo de erosión dental que no se cepillen los dientes tras un ataque ácido y que utilicen cepillos de filamentos blandos ya que un cepillado enérgico con cepillos de consistencia dura incrementarían la sensibilidad.


El uso de agentes desensibilizantes
Un agente desensibilizante ideal debe tener una acción rápida con efecto a largo plazo y debe ser sencillo de aplicar.

Existen múltiples agentes desensibilizantes de uso domiciliario y de uso profesional.

Entre los productos de uso domiciliario destacan las pastas de dientes, se recomienda usarlas con poca cantidad o nada de agua y no enjuagarse posteriormente.

El tratamiento consiste en una fase inicial de ataque con un gel bioadhesivo que puede conseguir un rápido alivio de la hiperestesia dentinaria y de la sensibilidad dental localizada al aplicarlo, por lo menos, durante una semana.

Posteriormente el mantenimiento  y prevención debe hacerse con una pasta dentífrica  y colutorio para una reducción eficaz y un correcto mantenimiento de la higiene bucodental diaria.

Tras 3 ó 4 semanas de tratamiento, si no se consiguen los resultados esperados, se debe empezar un tratamiento en consulta con agentes de uso profesional.