Hobbies para conectar y desconectar: Aficiones que nos hacen mejores en el trabajo

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

¿No sería genial que el poco tiempo que tenemos libre se lo dediquemos a una actividad a la que podamos sacar todo su jugo y que además nos sirva para mejorar otros aspectos de nuestra vida? Así cumpliremos un doble objetivo; usar nuestro tiempo libre para algo más que para estar en el sofá y reforzaremos áreas de nuestra existencia que merecen atención.

Si tomamos esta perspectiva para elegir nuestros hobbies, diferenciaremos de forma clara qué queremos obtener de ese tiempo libre. Y nosotros lo reducimos a dos objetivos; conectar o desconectar. Os vamos a dar alternativas para que encontréis la que mejor os funcione y así podáis enriquecer vuestra vida a través del tiempo libre.

HOBBIES PARA DESCONECTAR

En ocasiones, nuestro día a día es tan estresante que nos lanzamos a nuestras horas libres con ansiedad y agobio, con la mente llena de ideas, problemas, plazos de entrega y facturas por pagar. En este sentido necesitamos que nuestro tiempo libre tenga hobbies que nos ayuden a desconectar. ¿Cuáles podemos escoger?

El número uno es el yoga. Practicar esta disciplina de origen oriental puede parecer la recomendación más obvia, pero confiad en que es la más acertada. El primer consejo es que dejéis los prejuicios en la puerta de la clase y que os abráis a desconectar de verdad. Si os lo tomáis en serio, notaréis una mejora increíble en el cuerpo y en la mente.Captura002

 

 

 

 

 

 
El yoga es una disciplina muy completa, que nos ayudará a estirar, relajar y fortalecer la musculatura de todo el cuerpo y además, nos obligará a aprender a respirar, a concentrarnos en el momento que estamos viviendo, a pensar en nada (complicado, pero posible) y a desconectar al 200%. Muy recomendado.

El segundo hobbie que os recomendamos para desconectar es pintar, pero como cuando éramos pequeños. Si vamos a cualquier librería encontraremos un montón de cuadernos para colorear, hechos especialmente para adultos, con complicados mandalas y dibujos exquisitos que nos obligarán a concentrarnos al máximo para encontrar patrones de colores y formas armoniosas.

4 hermosos dibujos para pintar para adultos imagenes de mandalas

 

 

Quizás nos sintamos un poco extraños con los colores en la mano, pero si ponemos música, una luz agradable y toda nuestra atención en ser prolijos y detallistas, veremos que pasan los minutos sin que apenas nos demos cuenta, dedicados a algo tan preciosista como es pintar.

HOBBIES PARA CONECTAR

Así como hay hobbies para olvidarnos de todo, también hay aficiones que nos ayudan a conectar con nosotros mismos, para encontrar nuestra propia voz, para resolver problemas y mejorar habilidades que nos sirven en nuestro día a día.

El primero es correr. No hace falta prepararse un maratón, ni mucho menos, sobre todo si nunca nos hemos calzado unas zapatillas. Se trata de sacar todo lo que dar zancadas nos puede ofrecer. Podemos preguntarle a cualquier amigo que salga de forma habitual, ¡todos tenemos alguno! Aclara ideas y pensamientos, nos ayuda a ver el camino que debemos tomar y a tomar decisiones más reposadas.

running

Además, el hecho de ponerse una meta (¡correr diez minutos seguidos!) y trabajar por conseguirla es una enseñanza maravillosa sobre el esfuerzo, la paciencia, la pasión, el empuje y la victoria. Y será una motivación extra saber que somos capaces de hacer lo que nos proponemos, además de un método magnífico para buscar una solución al problema que tenemos en mente.

La segunda afición que os proponemos para conectar es cocinar. Diseñar un menú, escoger los platos, ponerse ante los fogones en serio y sacar adelante una receta será una forma genial de aprender disciplina, de ser más pacientes, de anticiparte a lo que va a pasar y de ser previsor. Y encima, mientras das vueltas al guiso, tienes tiempo para pensar en tus cosas.

cocinar

Todos hemos hecho alguna vez una tortilla o un bizcocho, ¡pongámonos metas más ambiciosas! Escojamos algo más complejo, que implique nuestra plena atención y nos lleve algunas horas. Será tiempo que solo dediquemos a estar con nuestros pensamientos hilándose al ritmo de la cocción. Saldremos de la cocina con un buen menú y las ideas más claras, asegurado.

Ahora queda empezar. Piensa en que todo lo que hagas para ti, sea para conectar o desconectar, vuelve a tu vida multiplicado por diez. Tenemos poco tiempo para nosotros y si conseguimos hacer el esfuerzo de enriquecer nuestro tiempo libre, el beneficio salpicará al resto de áreas de nuestra vida. ¡Prometido!

Dejar una respuesta