Aprendiendo a elaborar horchata artesanal

En nuestro último Cooking Club, la comarca valenciana de L’Horta del Nord nos dio la bienvenida y nos ofreció uno de esos atardeceres en la huerta, que enamoran. Y es que a solo 15 minutos del centro de Valencia, podemos disfrutar de una gran puesta de sol en nuestro campo maravilloso, de alguna que otra emblemática barraca, cultivos varios y por supuesto del apreciado tubérculo, la chufa, que en su forma más conocida y extendida, la horchata, endulza muchos momentos tanto de locales como de foráneos.

En nuestra incursión gastronómica del mes, nos trasladamos concretamente a Alboraia y donde nos recibió, José Belloch, con la pasión de quien ama a su tierra y con el convencimiento absoluto de que el trabajo bien hecho y el apoyo mutuo de los que trabajan y viven de la tierra, junto con las instituciones, se puede sacar la mejor versión de nuestra huerta. José dirige el Sequer lo Blanch, escenario de un conjunto de ofertas gastronómicas y culturales en el que poder disfrutar de la acción creativa en ámbitos como el de la chufa y la horchata, así como otros productos locales y de las comarcas próximas.

sequerNuestra sesión comenzó con la visita al secadero de su local, donde José nos hizo partícipes de la elaboración de su chufa. En la producción agrícola desarrollan un programa agrario, único en el sector, que concilia las prácticas agrarias tradicionales con las nuevas técnicas contrastadas, así como el respeto por el medio ambiente y la sostenibilidad. En el proceso de maduración del grano, siguen las pautas marcadas por sus antepasados, llevando el grano a un envejecimiento natural prolongado entre 18 y 30 meses, con los medios que la naturaleza pone a su alcance. Desde Sequer lo Blanch su objetivo era recuperar la tradición de horchatas producidas con chufas envejecidas de Alboraia, buscando el equilibrio entre las labores de campo, el microclima mediterráneo, la variedad de chufa autóctona y la forma de secado-curado de las chufas en las cambras. Primar la calidad a la cantidad.

horchata2horchata3Tras la interesante explicación de José, seguimos con la elaboración de la horchata que todos podemos preparar en casa. Solo nos hace falta, como podéis ver en la foto: chufas, agua, una minipimer y un chino para luego colar la mezcla y extraer simplemente el jugo. Fácil, rápido y buenísimo.

horchata4Terminamos con la cata de horchata y fartons de la casa, que se caracteriza por un aroma más intenso, y visualmente el color es tostado con ribetes dorados y cremosos. Tiene una consistencia más cremosa a simple vista, y en paladar la cremosidad y consistencia toman cuerpo y marcan diferencias, con un claro e intenso recuerdo a la materia prima, con el punto de dulzor justo siendo los azucares provenientes en su mayor parte de la misma chufa.

horchata5Además también tuvimos la oportunidad de degustar otros productos de elaboración propia como la cerveza de chufa o el “ajochufa”, no os doy más detalles, visitadlos y juzgad vosotros mismos, a nosotros nos encantó.

Horchata6La chufa en el mundo

La chufa se cultiva en dieciséis pueblos de L´Horta Nord, ya que sus tierras poseen las características y las condiciones climáticas idóneas para su cultivo, y así la convierten en la única zona de España donde se cultiva tan singular tubérculo. Aunque no es, ni mucho menos, el único lugar del globo donde se consume; existen otras variantes: en Italia meridional y Malta, la orzata se aromatiza con esencia de almendra amarga. En Francia, por ejemplo, a base de cebada (fr. orge) se la llama orgeat. También existen la horchata de arroz o de avena en México, o la horchata ecuatoriana. En CubaVenezuela y Puerto Rico es elaborada a base de ajonjolí. Lo que no está tan claro son sus orígenes, se sospecha que pudieron darse en China hace miles de años.

El valor nutricional de la horchata

  • La horchata es rica en minerales y vitaminas, entre los que destacan el fósforo, el potasio y las vitaminas C y E.
  • También aporta numerosas enzimas que facilitan la digestión.
  • Su valor energético (100 kcal/100 g) la convierte en una buena bebida energética.
  • Contiene bajo sodio.
  • No contiene lactosa ni caseína ni gluten, aunque algunas marcas comerciales le añaden proteína de leche.

Os esperamos en el próximo Cooking Club “Nos vamos de brunch” de la mano del Bluebell coffee co.

Dejar una respuesta