Hygge, descubriendo el secreto de la felicidad danesa

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

HyggeCanChangeTheWorld¿Qué es la felicidad? ¿Cuál es el secreto para ser feliz? La felicidad es una aspiración humana desde tiempos inmemoriables y teorías al respecto hay muchas, incluso una que dice que la felicidad no existe como tal y que lo único que hay son momentos más o menos felices.

Hoy hemos querido preguntarnos, ¿qué hacen los más felices para serlo? ¿Qué hace que una sociedad sea feliz? Si hay un país que siempre destaca en el informe World Happiness Report (aquí podéis descargar el de 2016) que mide los niveles de felicidad de 156 países, es Dinamarca. Los daneses además se toman tan en serio la felicidad que han creado un  Instituto de Investigación sobre la Felicidad y tienen su propia filosofía al respecto, el hygge.

El término hygge no se puede traducir a otros idiomas.  Se pronuncia ‘hu-ga’ y surgió de un término noruego similar –junto con Dinamarca, Noruega formó un reino durante medio milenio- que significa “bienestar” y que se escribió en danés por vez primera en el S.XIX. Hoy es una de las claves de su cultura, el secreto de su admirable felicidad. 

Hygge¿Cómo podemos aplicar hygge? ¿Cuáles son las claves de esta forma de vida que ha llegado hasta las aulas del departamento de psicología la Universidad de Cambridge?

Aunque parezca fácil esto del hygge, no lo es. De hecho, lo que ellos proclaman como la actitud existencial correcta, consiste en reducir lo material, relajarse, sentirse como en casa, despojarse de las preocupaciones, crear un ambiente cálido y acogedor y, en definitiva, cuidarnos realmente bien. Siendo capaces de conseguirlo aplicando diez sencillos pasos:

  • Ambiente: Apaga las luces. Enciende una vela. Relax.
  • Presencia: Disfruta del aquí y ahora. Apaga el móvil.
  • Pequeños placeres: toma café, chocolate, galletas, pasteles, dulces.
  • Igualdad: vive el “nosotros” por encima del “yo”. Comparte las tareas y el tiempo de disfrute.
  • Gratitud: Hay que ser agradecido. Reconoce lo que otros hacen por ti.
  • Armonía: No se trata de una competición. La gente que te rodea te quiere tal como eres. No hace falta que presumas de tus logros.
  • Comodidad: Ponte cómodo. Encontrarse agusto es fundamental para que todo fluya.
  • Tregua: Nada de agobios. Ya hablaremos de política otro día.
  • Unión: Construye relaciones e historias en común. “¿Te acuerdas de aquella vez que…?”.
  • Refugio: Debemos encontrar nuestra tribu, nuestro remanso de paz y seguridad.

En resumen hygge coloca a las personas y su bienestar como máxima prioridad y es en el hogar donde se vive más intensamente. Y para lograr ese bienestar lo principal es rodarte de las cosas y las personas que te hacen feliz.

¿Estamos dispuesto a adoptar la filosofía hygge? Si todavía no estás convencido te recomendamos ver esta interesante entrevista a Meik Wiking, director del Happiness Research Institute y autor del best-seller Hygge, la felicidad en las pequeñas cosas, lectura también muy recomendable, por otra parte.

Dejar una respuesta