Innovar en tecnología no es una opción, es la única opción posible

Este mes Innova&Acción contó con Ramón Puchades que nos habló de la innovación como una batalla tecnológica. 

Comenzó dedicando unos minutos a hablar sobre el paso del tiempo tecnológicamente hablando. Cuando Amazon aterrizó en España, alguien preguntó a un directivo del Grupo Planeta qué pensaba sobre el fenómeno, ya que entraba de forma directa en su mercado. Y este contestó que le parecía fantástico porque iba a ser un viento de aire fresco para el mercado. No podía estar más equivocado. Cualquier grupo editorial tenía diez años de ventaja antes de que Amazon llegara a España y nadie hizo nada por tratar de copiar o emular su éxito.

Para demostrar cómo la tecnología a veces es un reto y nos afecta, quiso que los asistentes celebraran una ’email party’. En cada mesa se designó un jefe de recursos humanos y el resto de compañeros debían comunicarse con él y entre ellos a través de notitas dentro de un sobre. El colapso no tardó en llegar. ¿No nos pasa igual con el correo electrónico?

IMG_20180223_095738

El primer email enviado en la historia se mandó en 1971. La pregunta es evidente;

¿Por qué seguimos usando tecnología de los setenta si hay otros métodos mucho MEJORES, MÁS eficaces y menos intrusivos?
¿por qué gestionamos empresas con tecnología de hace 48 años?

Para ilustrar el arco tecnológico de cada uno de nosotros explicó de cómo su padre había nacido en una barraca (construcción típica valenciana) pero había fallecido con un teléfono móvil en el bolsillo. ¿Cuál será nuestro arco tecnológico que viviremos? ¿y nuestros hijos?

Vivimos tiempos muy acelerados, la tecnología se apila una sobre otra, ya que por ejemplo entre la invención del teléfono y la primera llamada de teléfono móvil pasaron cien años, pero solo treinta hasta que el iPhone salió al mercado.

Innovamos más en menor plazo,
por lo que cada vez es más complicado sacar algo disruptivo al mercado

La velocidad la impone el mercado y por ello, no podemos escapar de un futuro tecnológico. Ni siquiera somos capaces de imaginarlo, pero tenemos la obligación de estar ahí, de trabajar por él y hacia él.

Porque además, las ideas casi siempre son las mismas. La idea que se te ha ocurrido a ti es posible que también la haya tenido otra persona. Pero es la tecnología que la pone en marcha la que hace que sea disruptiva. Por ello debemos alinearnos con la tecnología, porque es una facilitadora de los cambios y una ejecutadora de las ideas. Sin ella, las ideas se quedan en nada. El cambio lo provoca quien ejecuta esas ideas por medio de la tecnología.

IMG_20180223_102954

¿Y qué haríamos sin ella? Para poder demostrar la necesidad de su existencia, nos propuso un segundo ejercicio práctico. Cada una de las mesas constituiría un grupo y debía idear formas de llevar la atención al cliente de una empresa sin teléfono. ¿Cómo sería? ¿De qué formas conseguirían comunicarse con el cliente?

Tras el ejercicio, Puchades quiso manifestar de forma evidente que vivimos en un estado constante de tensión tecnológica. En muchas ocasiones, una persona que tiene un sueldo bruto de 40.000€, recibe un equipamiento tecnológico de un 0.72% de su sueldo, ¡muy poco para el uso que le va a dar y el rendimiento que necesita! Eso le supone una pérdida de tiempo diaria que acumulada puede suponer más o menos un 3% de su sueldo. Eso es la tensión tecnológica.

También existe tensión tecnológica entre la empresa y nuestros hogares, ya que la tecnología casera es mucho más potente, ambiciosa e interesante que la que tenemos en nuestra empresa para poder trabajar. Por ello hay quien prefiere trabajar desde casa con su ordenador que estar en la oficina. Las personas tienen un nivel de tecnificación mucho mayor que el que las empresas les ofrecen.

IMG_20180223_094203

Un ejemplo sobre Amazon permitió a los asistentes a Innova&Acción ver cómo la tecnología permite a este gigante estadounidense ser disruptivo y ‘comerse’ el mercado. Compró una empresa de robótica para poder gestionar su almacenaje de forma mucho más eficiente y esa tecnología es su ventaja competitiva, por eso no quiere cederla.

Sin dejar a Amazon, Puchades explica la historia de Jeff Bezos y cómo su compra de The Washington Post hizo que el periódico cambiara por completo su destino. Bezos hizo que el ratio de periodistas por ingenieros 50/1 pasara a 20/1 y esa entrada de ideas y mentes tecnológicas al legendario diario lo ha llevado al siglo XXI.

Es solo un ejemplo de cómo empresas de sectores tecnológicos están dando el salto a otros ámbitos de negocio apoyándose precisamente en el desarrollo de tecnología.

¿Quién está trabajando con coches autónomos? ¿Mercedes Benz? No, es Google. ¿Quién está apostando por el contenido exclusivo online en formato película? ¿Warner Bros? No, Amazon.

Invertir en tecnología no es una opción, es la única opción si queremos que nuestras empresas sobrevivan. Por ello, debemos al menos usar la tecnología actual, como mínimo, para no perder el paso y así poder ir trabajando en la del futuro.

IMG_20180223_122926

¿Cuáles son las recetas de Ramón Puchades para poder ganar la batalla tecnológica de la innovación?

Pensar en I+D+i, no solo en innovación. La investigación y el desarrollo son los grandes olvidados de esta era. La innovación es la aplicación a negocio de cosas y esas cosas se trabajan en I+D, sobre todo en sectores tecnológicos.
Incorporar la tecnología disponible, como herramienta y como ventaja. Es imperdonable no usar la tecnología que está en el mercado actual, no solo como herramienta, sino también como ventaja competitiva. Y esto va unido a dejar de optimizar la tecnología más antigua.
No limitar procesos y productos a la tecnología disponible. Hay que ir más allá, hay que ir a la tecnología emergente o incluso que no existe, para ver si somos capaces de construirla.

Tenemos la obligación de innovar con la tecnología que hay presente y de impulsar la tecnología para que otros sigan innovando. En caso contrario, ¿cuándo paramos de innovar?.

Si queréis conocer un poco más de la ponencia de Ramón Puchades podéis consultar aquí su presentación.

Dejar una respuesta