Inteligencia colectiva o cómo hacer que 1+1 sea mucho más que 2

El último Innova&Acción antes del verano tuvo como ponente a Amalio Rey, especialista en inteligencia colectiva, que acudió a nuestro club de innovación a trabajar con nosotros sobre cómo aplicarla a la innovación en la empresa.

Comenzó compartiendo con nosotros que él no sólo es experto en esta materia sino que la incorpora, si es posible, a distintos aspectos de su vida para sacar el máximo partido a su rendimiento laboral e incorporar todas las posibilidades que ofrece. Un buen ejemplo es su blog, que mostró a los asistentes, que le sirve como espacio de pruebas para tratar temas relacionados con la inteligencia colectiva y, según la reacción de sus lectores, decide si profundizará más en los artículos, si tratará de nuevo el tema o si es interesante incluirlo en un libro.

¿Cómo se define la inteligencia colectiva?

LA INTELIGENCIA COLECTIVA ES la capacidad de razonar, aprender, crear, resolver problemas o tomar decisiones en grupo.

Consulta aquí la presentación de Amalio Rey y mira la entrevista completa.

Una vez definimos el concepto, Rey comenzó a mostrar ejemplos de inteligencia colectiva que están a nuestro alcance y que incluso usamos, muchas veces sin darnos cuenta de que son este tipo de proyectos. El más claro es Wikipedia, una enciclopedia global grupal en la que cientos de miles de personas contribuyen y actualizan su contenido, que es revisado por los moderadores y que cuenta con algunos aspectos de los que podemos sacar partido más allá de su contenido y sus definiciones.

Otro modelo curioso es el de Quora, que no se usa tanto en España pero sí en Estados Unidos. Un portal en el que cualquiera puede hacer una pregunta sobre un tema y recibir respuestas. Además, se pueden crear canales sobre conceptos en concreto, hacer investigación de mercado sobre marcas o productos, tanto propios como de la competencia e incluso usarlo a modo de servicio de atención al cliente.

IMG_20180622_100535

Los proyectos de inteligencia colectiva llegan a niveles académicos de mucho más calado e importancia y uno de esos ejemplos es Ancient Lives. Se trata de un proyecto fascinante que consiste en la transcripción colaborativa de papiros mediante la participación de voluntarios.

Una vez repasamos algunos de esos ejemplos, Rey nos expuso uno de los proyectos de los que más satisfecho se siente y que evidencian el éxito de los proyectos de inteligencia colectiva dirigidos de forma eficaz; la creación de un espacio digital de trabajo colaborativo para la gestión en red de los dinamizadores de Guadalinfo, red que coordina 800 centros que trabajan en zonas rurales de Andalucía.

Este ejemplo sirvió para introducir una de las modalidades más interesantes de trabajo de inteligencia colectiva, que son las comunidades de práctica (CoPs).

Las comunidades de práctica son grupos de personas que tienen intereses o inquietudes comunes y que quieren compartir conocimientos, dudas o experiencias al respecto del tema para poder mejorar su práctica en ese campo.

¿Qué tareas desempeñan las CoPs?

  • Identifican oportunidades y posibles proyectos en los que innovar
  • Crean espacios de consulta y resolución de problemas, así como de petición de recomendaciones para mejorar proyectos
  • Generan contenidos digitales colaborativos comunes

Amalio advirtió también de fenómenos que influyen de forma cnegativa en las metodologías de inteligencia colectiva y que debemos evitar para que realmente se produzcan fenómenos de inteligencia colectiva y no de estupidez colectiva.

Asimismo, abordó los principales desafíos a la hora de iniciar proyectos de inteligencia colectiva.

IMG_20180622_115645

¿Cuáles son los desafíos de diseño de la inteligencia colectiva?

Por una parte, estimular individualmente a sus participantes para sacar lo mejor de sí mismos. Por otra, generar un espacio en el que sea sencillo y rápido interactuar y que surja la inteligencia inter-personal. Y por último, crear un buen mecanismo de agregación que combine ambas mentalidades.

El mecanismo de trabajo de inteligencia colectiva se desarrolla en dos fases, una de captura de información y otra de agregación, una es considerada divergente y la segunda, convergente. Amalio Rey explicó con detalle cada una de ellas para poder después pasar a un ejercicio práctico en el que desarrollar todo lo explicado hasta el momento.

Como en todos nuestros encuentros, nos pusimos después manos a la obra para poner en práctica una dinámica de inteligencia colectiva que nos sirvió a su vez para abrir un debate muy interesante entre los asistentes sobre las distintas posibilidades de la metodología en empresas de distintos tamaños, la puesta en marcha de estos proyectos, la distribución de poder y la toma de decisiones o cómo atajar los posibles conflictos que surjan.

Esta sesión, de índole práctica al 100%, fue el broche de oro perfecto para la despedida de Innova&Acción hasta el mes de septiembre. Nuestro club de innovación descansa en verano, pero volverá con las pilas bien cargadas con el inicio del nuevo curso.

Consulta aquí la presentación de Amalio Rey y mira la entrevista completa.

Dejar una respuesta