La figura del entrenador personal

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Apostar por el wellness o bienestar está de moda. La actividad física ya no se realiza por obligación o necesidad, cada vez más hay más gente consciente de los beneficios que aporta junto con una dieta sana y una actitud positiva. El fin puramente estético ha quedado relegado a un segundo plano, esto no quiere decir que ya no tenga importancia. Si no, que nuestro primer objetivo es no poner en riesgo nuestra salud.

La figura del entrenador personal ha adquirido relativa importancia en los últimos años. Debido al auge de este sector, cada vez hay más profesionales que se dedican a la preparación física. Cualquiera puede contratar un entrenador personal sin necesidad de ser una celebrity. El problema viene cuando no somos unos expertos en la materia y no sabemos qué referencias pedir a la hora de elegir y contratar un entrenador personal y sobretodo, evaluar su trabajo y profesionalidad.

[Img #4277]
En nuestro último encuentro en el club de coaching para una vida sana, tuvimos como ponente invitada a Ruth Cohen, entrenadora personal, experimentada conferenciante y formadora de Fitness y Wellness que nos presentó más a fondo la profesión de entrenador personal y cuáles los beneficios que aporta.

El concepto de entrenador personal va mucho más allá de lo que la gente suele concebir.  No es un monitor, ni tampoco es un instructor muscular. Un entrenador personal tiene que ser un profesor. Un profesor profesional de la salud que diagnostica, planifica, implementa y asesora sobre todos los aspectos relacionados con el entrenamiento, salud, estética y hábitos alimentarios a sus clientes. Su fin es educarlos para que adquieran todos estos hábitos saludables por sí mismos.

Según Ruth Cohen, un verdadero profesional tiene que generar confianza entre entrenador y cliente, pero nunca llegar a abusar de ésta. Deber ser sincero con sus clientes, sino se pierde el verdadero objetivo de contratar un entrenador personal y su asesoramiento pierde credibilidad.

Tener buenas habilidades de comunicación, saber adaptarse al cliente y sobre todo saber motivar. Y por supuesto, debe poner mucha importancia en el detalle como diferencia entre la excelencia y mediocridad.

Por último, un entrenador personal profesional tiene que estar actualizado de todas las nuevas tendencias que aparecen en el sector. La innovación es clave para mantener al cliente motivado y evitar caer en la rutina y el aburrimiento que pueda ofrecer esta profesión.  Sin embargo, debe mantener preferencia por su especialización. Ya que no es posible ser un experto en todos los campos, y lo que prima es la calidad de la clase.

Asegúrate que el entrenador personal tenga una serie de acreditaciones que son imprescindibles para poder ejercer correctamente: formación académica de primer nivel (grado universitario), cursos específicos (Spinning, TRX…) y otros certificados no académicos (NSCA, ACE…). La falta de regulación en el sector hace que cualquiera que ejerza se haga considerar un verdadero entrenador personal. No te conformes con cualquier cosa y exige calidad, experiencia y profesionalidad.

Si te aburren las máquinas del gimnasio, necesitas un extra de motivación o quieres tener un plan personalizado eficaz, seguro que considere tus necesidades y objetivos necesitas un entrenador personal.

Ruth Cohen es considerada una innovadora en el tema de la preparación física. Además de su excelente CV, continúa formándose y trayendo a su centro situado en Valencia, Exelity wellness solutions, proyectos interesantes y  nuevas técnicas para su sesión de entrenamiento personal: Insanity, Bosu, entrenamiento funcional, TRX, Bootcamp etc…Además, creadora de Xtreme rounds: un método de entrenamiento donde se fusionan movimientos de boxeo, kickboxing y MMA, entrenamiento puramente funcional y el trabajo de cuerpo mente

No te pierdas este vídeo, ¡es pura adrenalina!