Marca personal II: la única manera de ser único es siendo auténtico

Construir una marca personal de éxito comienza por conocerse a uno mismo. En la primera parte de este post vimos los pasos a seguir que ofrecen una mejor comprensión de lo que somos hoy, y a partir de ahí, entender más fácilmente lo que queremos ser en el futuro.

En el primer post, partimos de la importancia de identificar nuestros valores y de priorizarlos, de determinar los aspectos de nuestra vida que han sido gratificantes, de la importancia de identificar nuestra personalidad, nuestras pasiones y nuestras fortalezas.

Solo uno mismo puede determinar cómo desea que su vida se desarrolle. No podemos controlar cada aspecto de nuestra vida, pero podemos crear una visión a largo plazo y desarrollar medidas para lograr esa visión.

marca-personal

Establecer objetivos: ¿Dónde quiero estar?

Ahora que tenemos una comprensión de donde estamos, podemos pasar a la etapa de averiguar dónde queremos estar, tanto en lo profesional como en lo personal. Identifica tus objetivos: ¿dónde te gustaría estar en seis meses, un año, cinco años, diez años?

Alan Lakein, autor de How to get control of your time and your life decía “planificar es traer el futuro al presente para poder hacer algo al respecto ahora”.

La definición de objetivos te ayudará a implementar mejor tu estrategia para alcanzarlos, es importante no ser inflexible cuando un objetivo deja de ser relevante. Hay que reevaluar y redefinir los objetivos para asegurarse de que siguen siendo útiles y nos hacen felices.

A lo largo de este proceso de definición de objetivos, probablemente puede servirte pensar en gente que te ha inspirado. Podría ser alguien a quien admiras mucho en la vida. Una vez tengas en tu mente a esa persona o personas a las que más admiras, es el momento de observar los pasos que han seguido para lograr sus resultados. Esto te dará una idea de cómo otros lo han hecho.

Crea una descripción ideal del final de tu carrera, sé lo más específico posible. Las cosas probablemente no van a ser exactamente como las escribes ahora, pero este ejercicio te dará una visión clara de aquello que te ilusiona conseguir para ser feliz.

Ahora que has desarrollado una visión de tu futuro es hora de definir tu marca personal.

La marca personal se basa en la autenticidad, en la capacidad de aprovechar nuestras cualidades humanas genuinas. destacar lo que somos realmente, Esa es la esencia de la marca personal.

La mejor manera de impactar es siendo quien eres. La autenticidad siempre es seductora. Tu ejemplo es sin duda tu mejor recurso para generar un buen impacto en otros. La mejor manera de parecer es ser. Cuando eres, convences. Comunica de acuerdo a quién eres y a lo que sientes y comunicarás con emoción. La pasión crea pasión, la confianza atrae confianza. La única manera de ser único es siendo auténtico. Dicho en otras palabras, hablarás con pasión y emoción en la medida que vivas con pasión y emoción. Para ello:

  • Escoge los pilares de tu marca personal. Cada marca tiene algunas cualidades que la hacen más fácil de recordar. Escoge algunas cualidades que te representen. Quizá eres ingenioso, un buen organizador. Quizá tienes confianza en ti mismo, estás orientado a los resultados, eres un buen líder… ¿Por qué quieres ser reconocido? Escribe cuatro o cinco cualidades con las que te identificas y quieres ser identificado.
  • Prioriza los elementos de tu marca personal. Asegúrate de no estar comunicando demasiadas cosas. Es más fácil que la gente se acuerde de una cosa en concreto que de múltiples mensajes a la vez. Vuelve a la lista de las cuatro o cinco cualidades con las que te identificas y decide cuál de ellas es la más importante comunicar. Si alguien tuviera que definirte en una frase, ¿cuál sería? De los cuatro o cinco elementos que definen tu marca personal, ¿cuál es para ti el orden de importancia?
  • Alinea la identidad con la marca personal. Lo que hay en línea sobre nosotros influye en la manera en que los demás nos perciben. Si queremos que nuestra marca sea efectiva, nuestra presencia en línea, perfiles de Linkedin, Facebook, Twiter, y demás perfiles en línea tienen que reflejar los elementos de nuestra marca. Si fuésemos desconocidos mirando nuestros propios perfiles en línea ¿ Cuál sería la imagen que nos llevaríamos de nosotros mismos? Haz un Audit muy rápido de tus perfiles en línea y comprueba si lo que estás comunicando está alineado con los elementos de tu marca personal. Si los mensajes que estás transmitiendo en tus perfiles en línea no están alineados con los elementos de tu marca personal, puedes optar por eliminarlos y tenerlo en cuenta en futuras publicaciones.

Además debes de tener en cuenta una serie de factores como:

La coherencia

Las personas valoran la coherencia, especialmente en los negocios. La gente se siente más cómoda trabajando con alguien en quien pueden confiar.

Sé coherente en el tipo de contenido que comunicas, en el tono que utilizas en tus comunicaciones y mantén coherencia en todas las plataformas que utilices, ya que estos aspectos se tienen en cuenta cuando la gente busca tu marca personal, y resulta muy útil si te encuentras en búsqueda en empleo, si quieres ser percibido como un empleador potencial o si quieres atraer nuevos clientes.

Entender a tu público

¿Qué es relevante para tu público? ¿Qué les importa? ¿Qué esperan de mí? ¿Qué tipo de contenido es interesante para ellos? ¿Qué tipo de relación mantengo con ellos? ¿Qué canales utilizamos para estar conectados?

Las respuestas a todas estas preguntas te ayudarán a dirigirte a tu público de una forma más estratégica, con mensajes relevantes en los canales que utilizan normalmente.

marca-personal-comunicacion

Plan de comunicación

Hay una multitud de canales a nuestra disposición. Redes sociales, blogs, eventos de networking, conferencias, etc. No obstante, hay que tener una estrategia enfocada a aquellos canales donde más presente esté el público destinatario y canalizar la comunicación en esos canales, para no perder foco y generar recursos de forma óptima. Por tanto, es fundamental contar con un plan de comunicación en los diferentes canales.

El plan de comunicación debería tener lo siguiente:

  • Resultado deseado a la hora de comunicar o de ponerse en contacto con alguien: ¿Cuál es el resultado deseado o las consecuencias esperadas?
  • Públicos destinatarios, persona o grupo de personas específico. Cada persona con la que interactúas tiene diferentes capacidades para ayudarte a lograr el resultado deseado. Algunos tienen posibilidad cero y algunos tienen el 100%. La pregunta que debes hacerte es, quien es la persona que tiene la posibilidad de ayudarte a conseguir tu objetivo. Si no sabes quién es, pregúntate como averiguarlo. El siguiente paso es identificar donde son activas estas personas y qué canales utilizan.
  • Canal: LinkedIn, Twiter, Facebook, eventos de networking, blog, newsletter, llamada telefónica, seminario, etc.
  • Tema. Asegúrate de que el tema o asunto de debate que quieres comunicar es algo relevante para tu público destinatario. Ser consistente y tener un tema claro centrado en los diferentes canales hará que tu marca destaque.
  • Mensaje. Ajusta tu mensaje y la comunicación al destinatario, sin perder de vista tu marca personal y el estilo de comunicación de tu marca personal. El mensaje y el estilo se deben ajustar a la persona o personas con las que te estás comunicando y a la forma de comunicar apropiada en cada canal.
  • Momento: en qué momento y con qué regularidad comunicarás. Resulta interesante trabajar con un calendario de publicación para planificar las actividades con el fin de mantener un alto nivel de consistencia y calidad de comunicación.

Hoy en día existen multitud de herramientas para comunicar la marca personal. En la tercera parte de este post abordaremos consejos para la ejecución del plan de comunicación de tu marca personal.

Una buena marca sirve para ser visible, auténtico y único y transmitir fiabilidad y confianza.

Recuerda que desarrollar una buena imagen personal requiere un proceso que implica tiempo, esfuerzo y paciencia, un proceso en el que tú eres el protagonista y decides qué quieres conseguir.

“Jamás se ha conseguido nada espléndido que no haya sido logrado por quienes se atrevieron a creer que había en su interior algo superior”

La principal cualidad que define a los ganadores y que les distingue del resto, es que se dan el permiso de pensar en grande. “Solo los que se arriesgan a ir demasiado lejos – escribía Thomas Stearns Eliot, premio nobel de literatura en 1948- comprueban hasta donde se puede llegar”.

La grandeza está en todos, también en ti. Poder se puede, lo importante es querer y creer en ti.

Dejar una respuesta