Mejoramos nuestra escritura con la luz

El término fotografía procede del griego φως (phōs, «luz»), y γραφή (grafḗ, «conjunto de líneas, escritura»), que, en conjunto, significa “escribir/grabar con la luz”. Pues eso fue lo que mejoramos, nuestra escritura con luz en el último Club de Fotografía impartido por Javier de la Escuela Talleres fotografía. En la sesión se descubrió o refrescó el conocimiento sobre los entresijos de nuestras cámaras que nos permitirán  poder hacer las fotografías que nosotros elijamos y no las que por azahar la cámara nos ofrezca al disparar.

Bajo el título el ABC de la fotografía profesional, Javier nos ofreció una completa sesión en la que no sólo nos dio la necesaria teoría, revisamos muchos de los parámetros técnicos y variables indispensables que cualquier fotógrafo ya sea amateur o profesional tiene que tener claras y llegar a dominar para poder manejar la cámara con cierta solvencia, sino que nos invitó a practicar, ya que a medida que nos iba explicando fuimos viendo cada uno de ellos en nuestros dispositivos. El fotógrafo hizo hincapié en qué no tiene ningún sentido tener un cámara réflex para utilizarla en modo automático, “con la réflex hay que trabajar siempre en manual”.

 

[Img #4406]

 

Javier comenzó hablando de los tipos de cámaras, sensores y partes de la cámara, así como [Img #4404]de los diferentes objetivos que existen, mencionando que la adquisición  de un objetivo de 50 mm es esencial para alguien que se toma la fotografía, ya sea por afición o por profesión, en serio. También nos aconsejó a la hora de comprar una cámara, si es posible comprar sólo el cuerpo y hacerse con un objetivo aparte, siempre full frame.

 

Luego ya nos metimos de lleno a hablar sobre la abertura y velocidad. En una cámara, el mecanismo que controla el tiempo de exposición es el obturador y el que regula la intensidad de la luz se denomina diafragma, que actúa estrechando el cono de luz que penetra por el objetivo.

 

Cómo nos explicó Javier, la escala standard de valores de luminosidad, indicado en números f/,  y la de tiempos prácticamente son las únicas que el fotógrafo debe memorizar; y es importante comprender desde el principio que cuanto más bajo sea el número f, mayor es su luminosidad y que cuanto más cerrado está el diafragma, mayor es su número f. Por ejemplo, para hacer retratos utilizamos diafragmas más abiertos y para paisajes los más cerrados.

[Img #4408]Para un cierto valor de iluminación, todos los pares de combinaciones que aquí figuran, tienen un valor equivalente; y para cada nivel de luz, existen tanto pares de combinaciones diafragma-velocidad como admita nuestro equipo. La elección de uno u otro dependerá del tipo de escena a tratar.

Parece obvio decir que la elección de la velocidad adecuada ha de hacerse en función de la velocidad del objeto a fotografiar si lo que queremos es congelar el movimiento. En el caso de escenas estáticas, la elección ha de hacerse teniendo en cuenta las condiciones de iluminación, y por tanto del diafragma utilizado, de la estabilidad del pulso del fotógrafo, y de la longitud focal del objetivo.

 

[Img #4403]

 

[Img #4405]Como nos dijo Javier, antes de disparar una fotografía, tenemos que pensar cuál es nuestro objetivos, que queremos resaltar, que queremos dejar en segundo plano… sólo así podremos elegir y configurar los parámetros necesarios y adecuados para conseguir la instantánea que deseamos.

 

La semana que viene los socios tendrán disponible en la Know Box la presentación de la sesión.