¡No me puedo concentrar! 10+1 alimentos que pueden ayudarte

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

En uno de los artículos más leídos en Polivalencia en lo que va de año os hablábamos de lo difícil que resulta hoy en día concentrarse (Whatsapp, correo, Facebook, cultura de la inmediatez…) y de algunos consejos para lograrlo. Entre ellos, mencionábamos que los expertos señalaban que ciertos alimentos podían ayudarnos a mejorar nuestra capacidad de concentración. Hoy hemos querido profundizar en este tema porque con la llegada del buen tiempo y la astenia primaveral, seguro que a más de uno nos hace falta.

Cervell-i-aliments2

Hay alimentos que pueden mejorar nuestra concentración, memoria y coordinación y que pueden ayudarnos a mantener nuestro cerebro en un estado activo. Incluirlos habitualmente en la dieta de toda la familia puede ser una gran idea, así que vamos a conocerlos.

Nueces. Dicen que los alimentos tienen la forma del órgano al que benefician si son consumidos. Y lo cierto es que las nueces tienen un innegable parecido a un cerebro humano. La explicación científica de porqué las nueces son beneficiosas para el cerebro y el sistema nervioso central es que sus ácidos grasos favorecen la neurogénesis y evitan la atrofia neuronal.

Salmón. Gracias a su alta concentración de omega-3, el salmón es muy bueno para fortalecer las conexiones que se generan entre las neuronas. Además de los ácidos grasos, este tipo de pescado tiene otras grasas que ayudan a prevenir enfermedades como la demencia o la embolia.

Sardinas en lata. Las sardinas enlatadas contienen hasta tres veces más niveles de calcio que las frescas y el calcio ofrece excelentes beneficios para el sistema nervioso central, porque sus iones positivos intervienen en los procesos de transmisión neuronal. Además, las sardinas, como todos los pescados azules son una excelente fuente de ácidos grasos omega-3 y omega-6. Diversos estudios relacionan el omega-6 con el TDHA por lo que se cree que cumple importantes funciones cerebrales y de comportamiento.

Ácidos vitales para el correcto funcionamiento de nuestro cerebro, como el omega-3 o el omega-6, nuestro cuerpo no es capaz de fabricarlos y solo podemos obtenerlos a través de la alimentación

Yogur. Este derivado de la leche está compuesto por un aminoácido denominado tirosona, que es responsable de la producción de neurtransmisores como la dopamina o noradrenalina, necesarias para aumentar el sentido de alerta y la memoria.

Arándanos. Los arándanos tienen múltiples propiedades, en especial en lo que concierne al control del estrés. Se trata de una fruta rica en betacarotenos, que luchan contra el estrés oxidativo que degrada las células.

Aguacate. Este fruto es rico en grasas monoinsaturadas, que trae grandes beneficios a nivel cognitivo, mejorando la comunicación entre las neuronas. Además es muy útil para la salud cardiovascular, limpiando las arterias y mejorando la circulación de sangre y oxígeno al cerebro.

Chocolate negro. El cacao es rico en flavanol por lo que estimula la circulación sanguínea en el cerebro. Es por tanto útil para reforzar la función cerebral sobre todo cuando nos sentimos fatigados o sufrimos de insomnio. También tiene efectos contra el envejecimiento por su efecto antioxidante. Hay que tener cuidado porque a muchos de los chocolates que encontramos en el supermercado tienen un contenido bajo en flavanoles puesto que por su sabor amargo se lo retiran de forma intencionada.

Aceite de oliva. Las grasas son importantes para el funcionamiento de nuestro cerebro. Sin embargo, deberemos escoger de entre ellas, las más saludables. Las grasas del aceite de oliva velan porque nuestra circulación sanguínea sea correcta y que todas las células de nuestro cuerpo funcionen correctamente, incluido nuestro cerebro. Además posee efectos antioxidantes que protegen nuestros tejidos cerebrales del daño causado por los radicales libres y que podrían afectar a nuestra memoria.

Huevos. Este alimento está integrado por aminoácidos que son especialmente buenos para el cerebro y que nuestro cuerpo no es capaz de producir por sí mismo. La yema contiene un alto contenido nutricional ya que está compuesta por colina y luteína, fundamental en el desarrollo de la memoria, favoreciendo el pensamiento y el razonamiento.

Plátano. Con un alto contenido de potasio, magnesio, vitamina C y fibra, el plátano es un complemento ideal para incentivar la actividad cerebral, ya que todos estos compuestos con fundamentales para mejorar la memoria. Además posee vitamina B6, que incentiva la producción de serotonina, norepinefrina y dopamina, neurotransmisores asociados a la concentración.

aguacerebro

Y un extra, el agua. No debemos olvidarnos del líquido elemento. Mantenernos bien hidratados, sobre todo, ahora que llega el calor, es fundamental para la salud de nuestro cerebro y nuestra capacidad de concentración.  Un informe científico del Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS) ha mostrado que un descenso de tan sólo un 2% de agua en nuestro cuerpo, puede causar pérdida momentánea de memoria y disminución significativa de la atención. En este aspecto, la evidencia científica revela que la deshidratación conlleva repercusiones en el rendimiento intelectual, provocando lentitud del pensamiento y de los reflejos y un aumento significativo de los errores en la solución de conflictos.

Dejar una respuesta