Os presentamos a nuestra nueva conectora de Blue red Múnich

[Img #3904]

Marta Montalvo es recién licenciada en arquitectura por la UPV. Su pasión por viajar y los idiomas le han llevado a visitar numerosos países en distintos continentes. Después de realizar su Erasmus en Suiza y un año de prácticas en Múnich, tiene pensado afincarse en esta ciudad al sur de Alemania para comenzar su andadura profesional. Marta, además, es la nueva conectora de nuestro Blue red Múnich.

¿Por qué decidiste optar por estudiar arquitectura?

Como la mayoría de los estudiantes, estaba en 2º de Bachiller y no lo tenía muy claro, lo único que sabía es que quería estudiar la carrera en la UPV. En el viaje de final de curso fuimos de viaje a Italia y me enamoré de la Catedral de Florencia, fue entonces cuando me di cuenta de que quería aprender a ser capaz de rehabilitar un edificio, además de poder aplicar criterios de sostenibilidad. Entonces, arquitectura me pareció la mejor opción.

Los viajes son una constante en tu vida, ¿cuál fue tu primera experiencia internacional? ¿Qué te aportó?

Desde los 10 años, tuve la oportunidad de estudiar en Inglaterra durante cuatro veranos un mes en un colegio inglés, donde no había ningún español, así que la inmersión fue completa. A partir de ahí, a los 13 años decidí estudiar un curso escolar completo en Gran Bretaña y fue uno de los mejores años de mi vida. Además tuve suerte porque allí normalmente cuando se pasa de primaria a secundaria los alumnos cambian de colegio, y coincidió que todo el mundo era nuevo con lo que integrarme no fue difícil. La gente me trató fenomenal y fue una muy buena experiencia a nivel personal. Recuerdo que cuando había vacaciones y no podía volver a España, los compañeros me invitaban a sus casas para pasar esos días con ellos.

¿Por qué has elegido Alemania y en concreto Múnich para establecerte? ¿Qué es lo que más te ha sorprendido de la ciudad?

Cuando estuve en Lausanne haciendo el Erasmus tenía una pareja por aquel entonces que era de Múnich y por este motivo cuando acabé decidí mudarme para hacer un año de prácticas allí. Normalmente los españoles se sorprenden cuando llegan a Alemania ya que la vida es más calmada que en España y los horarios son distintos. En mi caso, como estuve un año en Laussane, Suiza, que es un país muy tranquilo, cuando llegué a Múnich, además de ser una ciudad más grande, me pareció que tenía mucha vida. Al estar situada al sur, la gente vive más en la calle, se reúnen en los parques y son bastante abiertos. Lo peor es el clima pero comparado con el norte es mucho mejor y hace más sol.

[Img #3902]
¿Cómo fue tu experiencia en las prácticas? ¿Dominabas el alemán o con el inglés fue suficiente?

En las prácticas tuve mucha suerte porque era un despacho pequeño, la gente me trató muy bien y fueron muy amables. Cuando empecé mi nivel de alemán era bastante limitado, pero igual que en otros sectores como puede ser la ingeniería con el inglés puedes trabajar, en arquitectura necesitas el alemán para comunicarte con otros profesionales alemanes involucrados en un proyecto. De todas formas, para vivir en el país considero imprescindible hablar el idioma local para poder disfrutar de una inmersión total y ser independiente.

El profundo conocimiento de varios idiomas, ¿ayuda a la hora de encontrar oportunidades profesionales en el extranjero?

Todo el conocimiento siempre es un plus y en el caso de los idiomas si optas por establecerte en el extranjero te abre puertas. Sin lugar a dudas, el inglés es fundamental y en futuras experiencias laborales, supongo que será un punto a mi favor.

¿Qué oportunidades ofrece Alemania a los licenciados en arquitectura?

Aunque el sector tampoco está muy boyante, si sabes buscar encuentras oportunidades. En Alemania, hay más ofertas para arquitectos y son ofertas de trabajo bien remunerado y no unas prácticas sin ningún tipo de contraprestación económica. Además en la web de la universidad por ejemplo, también se encuentran ofertas de prácticas para estudiantes, cosa que yo no he visto en España. Por otro lado, otra ciudad alemana en la que hay muchas más ofertas en nuestra sector es Stuttgart.

¿Con qué objetivo creaste el blog que aúna tanto arquitectura como experiencia profesional?

Desde pequeña cuando he viajado, siempre iba a todas partes con una libretita en la que iba escribiendo mis experiencias, vivencias y todo aquello curioso que descubría. Luego ya empecé a escribir e-mails a mis amigos explicándoles mis viajes y uno de ellos me sugirió que creara un blog para publicar mis textos, me pareció buena idea y fue así cuando creé la libreta roja. En mi blog recojo información no sólo de mis viajes, recomendando lugares locales quizás menos conocidos para el turista, y experiencias personales sino también de temas que me interesan como la arquitectura u otras curiosidades.

 

[Img #3903]

 

¿Por qué decides empezar a colaborar como conectora? ¿Crees que es interesante para los españoles que viven en Múnich participar en el Blue red?

 

Me hizo mucha ilusión que al conocer mi blog me contactarais desde la Asociación para darme a conocer esta genial iniciativa de Blue red, mi forma de pensar y actuar encaja muy bien con ese papel.

Los españoles tenemos muchos mitos sobre Alemania y yo tengo la suerte de conocer a bastantes jóvenes alemanes de cerca, creo que una red internacional así puede ayudar a conectar con la ciudad real de forma más fácil, tanto para trabajar como para vivir.

¿Qué consejos te gustaría dar a aquellos que se estén pensando emprender una aventura internacional?

Si se tiene la oportunidad yo animo a todo el mundo a apostar por una experiencia en el extranjero, ya sea para aprender un idioma, cursar un año académico o trabajar. Las estancias en otro país, más cortas o más largas, a nivel personal, creo que son enriquecedoras y positivas porque permiten conocer así como relacionarse con las personas del país, llegando de esta manera a vivir la cultura local de manera más intensa.

En un futuro, ¿te planteas volver a España?

De momento ahora mismo pienso en disfrutar de la oportunidad de vivir, trabajar y aprender en Múnich; sin embargo a largo plazo sí que me gustaría volver a España, lo cual dependerá de mi situación personal y profesional.