Otra forma de incorporar talento a tu empresa

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Que en un mundo como el actual es imposible saberlo todo es algo fácil de percibir por cualquier empresa o profesional que se enfrenta no sólo al reto del cambio constante y vertiginoso, sino también al de vivir en tiempos exponenciales. Estos son algunos ejemplos:

  • Hay 31 billones de búsquedas en Google cada mes, cuando en 2006 había 2.7 billones y aunque las cifras varían según las fuentes, lo cierto es que siguen creciendo.
  • Se estima la información que se generará este año excede los 4 exabytes (4.0×10^19), mucha más que en los últimos 5.000 años. De hecho, se estima que la cantidad de información técnica existente se duplica cada 2 años
  • Los empleos más demandados no existían hace 15 años.

Ante esta realidad, es altamente improbable que las empresas encuentren soluciones a los retos que este entorno plantea, únicamente con sus recursos internos. Esto les lleva a incorporar nuevas formas de pensar y hacer, a través de mecanismos diversos como los que se originan con la innovación abierta.

Existen múltiples metodologías para incorporar la innovación abierta a la empresa. La matriz que nos propone 100open en función del estado de la innovación y del grado de apertura de la empresa, puede ayudarnos a contextualizar las posibilidades que tanto grandes como pequeñas organizaciones tienen a la hora de incorporar talento.

post 01

Fuente: 100open

El Hackathon es también una metodología de innovación abierta que se ha convertido en una herramienta clave para muchas empresas y organizaciones  y que puede jugar un papel esencial a la hora de acelerar algunos cambios o de solucionar algunos retos de diversa índole.  A través de un Hackathon se rompe con los principios de la inercia y la cultura empresarial y se produce una disrupción en el sentido más visceral de la palabra.

Aunque existen distintos “tipos de Hackathon” y pueden plantearse de forma abierta o in company, suelen tener en común una serie de características, tales como:

  • Estar centrados en el cliente, por lo que herramientas como el customer journey map y otras suelen ser utilizadas a lo largo del mismo;
  • Abarcar un amplio espectro funcional y no únicamente el área de sistemas y tecnologías de información, puesto que se trata de encontrar diferentes formas de solucionar un problema y éstas no suelen depender de una única pieza de la organización
  • Comenzar desde cero, si es necesario cuestionando hasta el mismo planteamiento del reto que se va a trabajar.
  • Concretar y focalizar bien el resultado que se persigue. Puesto que tras las ideas y el prototipado, habitualmente se ha de realizar una presentación que incluya el “caso de negocio” y otras cuestiones que demuestren su viabilidad.

La ventaja que plantean es que incorporan de forma estructurada y muy bien focalizada las principales metodologías de innovación con la finalidad de resolver una cuestión específica, eliminando los sesgos organizativos, los prejuicios ante el reto e incorporando mucho talento, ya que el proceso de selección de los participantes es una de las claves de su éxito.


Son muchos los ejemplos que se utilizan cuando se comparan las ventajas e inconvenientes de ser una pequeña empresa o una gran multinacional. Desde el manido ejemplo del ratón y el elefante, hasta … Sin embargo en un mundo lleno de mestizaje en un amplio sentido del término como el actual, grandes y pequeñas deben incorporar métodos, herramientas y elementos de unas y otras a su hacer de cada día e, incluso a la elaboración de su estrategia empresarial y, en este caso, no deben olvidarse de esos otros actores, tan de moda en el entorno de los negocios como son los emprendedores y los denominados Knowmads


Son muchas las organizaciones, de todo tipo,  que están implantando este tipo de formatos con diversos objetivos: generar la colaboración entre distintas áreas, desarrollar un producto, mejorar u optimizar un proceso, … en definitiva resolver un reto empresarial mediante un nuevo punto de vista y profesionales “no contaminados” con la forma de hacer y pensar de la organización y con conocimientos, habilidades y puntos de vista muy diferentes.

La experiencia de innova&acción en este tipo de metodologías a través de sus encuentros, talleres, programas a medida y, sobre todo, a través de la co-organización de Valencia Business Challenge puede corroborar todas estas conclusiones, puesto que los resultados obtenidos en todos los sentidos, superaron con mucho las expectativas de todos los involucrados. Si deseas que esta metodología sea implantada en tu empresa, cuenta con nosotros. Por todo ello, ¡ponga un hackathon en su empresa!

Dejar una respuesta