“Preparar el salto de emigrar a otro país es esencial para conseguir mejores oportunidades”

[Img #4452]Entrevistamos a Ángel de Goya Castroverde, Consejero de Empleo y Seguridad Social de la Embajada española en Berlín. Este madrileño, licenciado en Derecho, es funcionario del Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado. Ha desarrollado su carrera principalmente como gestor en organismos públicos de investigación: vicesecretario general del CSIC, director de Administración y Personal del CIEMAT y secretario general del IGME. Ha sido también agregado de Educación y Ciencia en Nueva York, director de la UNED en Miami y asesor institucional en la Agencia de la Unión Europea “Fusion for Energy”.

Desde su experiencia como expatriado en distintos países, ¿en qué aspectos considera que deberíamos mejorar en España, especialmente en relación al empleo, la educación y la ciencia?

Hablando como expatriado pero también como persona que ha estado bastantes años trabajando como gestor de organismos de investigación y desarrollo, creo que tenemos que intentar adecuar la educación a lo que son los requerimientos actuales de la sociedad, tanto a nivel de educación secundaria como de formación profesional, e inclusive en el ámbito universitario. Creo que es importante que superemos un concepto de autonomía universitaria para que la oferta de estudios superiores en España sea la oferta que realmente va a necesitar la sociedad en los próximos años.

En cuanto a ciencia e investigación, todos sabemos que ha habido una limitación de las posibilidades presupuestarias en los últimos años, pero también hay que tener en cuenta que el I+D público en España no es tan inferior como el I+D público de otros países de nuestro entorno. Lo que es realmente grave es la diferencia que hay entre nuestro I+D privado y el de otras economías, así como la ausencia de investigación, innovación y transferencia de tecnología más allá de la ciencia básica. Nuestro problema no es tanto la ciencia básica, sino su falta de aplicabilidad y la ausencia muchas veces de multinacionales españolas que realmente vean más allá de sus servicios y trabajen también por mejorar el tejido productivo. Por otro lado, otro problema importante de nuestro sistema público de investigación es su rigidez y no tanto la fuga de cerebros. Es más, entiendo que es positivo que nuestros investigadores puedan trabajar en el extranjero y aprender nuevas perspectivas. El problema es que España, salvo algunas experiencias como en Cataluña y el País Vasco, no es capaz de atraer a investigadores españoles y extranjeros de prestigio.

[Img #4453]Es autor de dos libros, “En el abismo del progreso” y “¿Ahogarse al borde de la orilla?” en los que habla de la evolución de la civilización y su futuro. ¿Cuáles cree que son los principales retos a los que nos enfrentamos? ¿Y hacia dónde cree que deberíamos dirigirnos?

Mis libros se basan en la necesidad de afrontar los desafíos que nos plantea el siglo XXI. En ellos hablo de los retos medio ambientales, de los retos energéticos pero también de otros retos económicos, como por ejemplo cuando comparo los datos macroeconómicos que tuvo Occidente en, como dicen los franceses, los treinta gloriosos, entre 1945 y 1995, y los actuales. Hoy en día se puede apreciar una cada [Img #4454]vez mayor disminución de la igualdad entre salarios y capital, una mayor concentración empresarial y por supuesto una cada vez más difícil garantía de que la siguiente generación pueda vivir mejor que la anterior por primera vez en doscientos años. A estos retos se suman una serie dificultades como puede ser la paralización de la ley de Moore, que en el campo de la informática posibilita el que cada dos años tengamos unos ordenadores con el doble de capacidad y el doble de prestaciones que los anteriores por un mismo precio. Esta situación puede que además se una a una casi congelación de lo que pudieran ser los grandes saltos de paradigma en la ciencia básica en los últimos años, especialmente en el campo de la física, pero también en otros campos.

En mi libro planteo que las dificultades para mantener económicamente los costes que implican la llamada “big science” o megaciencia llevan a la necesidad de un nuevo salto tecnológico, tal y como se dio en la época de la peste negra en Europa en el siglo XIV, donde se supo aprovechar los avances tecnológicos chinos como la imprenta, la brújula o la pólvora. Este reto es el que se nos plantea en el futuro si no queremos caer en un periodo de posible decadencia o inclusive colapso. En el fondo, los conceptos del club de roma de hace 30 o 40 años pueden ser no solo una opción actual sino hasta una obligación. La única solución de cara al futuro es precisamente la inversión en ciencia y tecnología, de manera que podamos dar un salto cualitativo e incluso me atrevería a decir un cambio de paradigma en el sentido de Kuhn.

¿A nivel de movilidad internacional y empleo cómo ve el futuro, sobre todo de Europa, donde los niveles de paro y, a su vez, el envejecimiento de la población en algunos países son preocupantes?

Hoy en día vivimos en un mundo globalizado, con desarrollo de mercados supranacionales y con una creciente internacionalización de las empresas. Todo ello confluye al incremento de la movilidad y está consolidando entornos internacionales de trabajo.

En Europa también está aumentando la movilidad tanto entre puestos de trabajo (movilidad profesional) como dentro de los países y entre ellos (movilidad geográfica). Esta movilidad contribuye al progreso económico y social, al lograr un alto nivel de empleo y un desarrollo equilibrado y sostenible de las regiones. La movilidad permite que la economía, el empleo y la mano de obra en Europa se adapten a las circunstancias cambiantes de manera menos abrupta y más eficaz y es esencial para afrontar los retos de una economía global cada vez más competitiva y de los procesos demográficos actuales.

Otro aspecto positivo más de la movilidad entre los Estados miembros es el de avanzar en una mayor integración política y social dentro de la Unión Europea.

Si comparamos Europa con los EE.UU. se puede decir que los europeos somos sumamente estáticos y eso a pesar de que Europa ofrece enormes oportunidades a todos aquellos que deseen trasladarse con vistas a progresar. Según datos de Eurostat, el 1,2 % de la población de la Unión Europea se trasladó de una región a otra en 1999, mientras que en los EE.UU. el 5,9 % de la población se trasladó de un condado a otro. Estos datos están cambiando pero todavía estamos muy lejos de acercarnos a las tasas de movilidad laboral de otras regiones del mundo.

Por último la experiencia de realizar estudios o trabajar en el extranjero reporta numerosas ventajas a las personas que se lanzan a la aventura de emigrar: se conocen nuevas culturas, se amplían los horizontes personales, se aprende una nueva lengua, se conocen diferentes modos de trabajar y se intercambian ideas y conocimientos. Al mismo tiempo, el emigrante es embajador de su país y es un agente importante para dar a conocer su sociedad acercando entre sí a las diferentes culturas.

Centrándonos en su labor actual como Consejero de Empleo y Seguridad Social en la embajada española en Berlín, ¿qué debería plantearse un profesional antes de decidir si Alemania es o no el destino adecuado para progresar profesionalmente?

Alemania es un país con sectores concretos con muchas oportunidades laborales, pero es siempre importante que cada profesional valore si su perfil es demandado o no en Alemania y en qué regiones. Cada sector requiere unas competencias personales y conocimientos muy diversos.

Además, tener un buen conocimiento del idioma alemán es muy importante, pero en algunos sectores es imprescindible y en otros no.

Considero que es muy importante empezar la búsqueda de empleo teniendo muy claras dos ideas: saber en qué área profesional y qué región o tipo de localidad (grande, mediana, rural, urbana) se quiere trabajar y centrar la atención en encontrar cual es el tipo de puesto de trabajo disponible en ese sector y a partir de ahí cuáles son las competencias y los conocimientos académicos requeridos en general en ese sector específico.

Para información básica recomiendo nuestra Web de Empleo  y las páginas Web de la Agencia federal de Empleo Jobbörse y Berufenet.

 

[Img #4455]

 

¿En qué sectores y regiones hay más oportunidades laborales? ¿Cómo está distribuida la oferta de trabajo en Alemania?

Los principales empleos se encuentran en sectores como los técnicos (desde ingenieros a mecánicos), en el sector de los cuidados sanitarios y la dependencia y en el de la hostelería y gastronomía.

Aunque parezca un contrasentido, es siempre mejor mirar en el Sur que en el Norte y en pequeñas ciudades o pueblos grandes con una industria local que en las grandes ciudades.

 

¿Es igualmente sencillo encontrar trabajo en Alemania para una mujer con hijos que para un hombre con hijos? ¿Es sencillo conciliar vida familiar y profesional?

Alemania tiene una legislación laboral dirigida a garantizar la conciliación familiar y profesional a través de una serie de ayudas familiares como son los periodos de excedencia por cuidado de hijos (Elterngeld) y la prestación económica por hijo a cargo (Kindergeld). Aquí tenéis un enlace a un resumen de las prestaciones familiares en Alemania.

En la práctica la situación profesional de la mujer depende mucho de su formación y de la zona en la que viva. Las mujeres con estudios superiores tienden a incorporarse antes a su carrera profesional que las mujeres con un nivel de formación más bajo, al igual que las mujeres en grandes ciudades tienen más facilidades para retornar a la vida laboral que las que viven en zonas rurales. Aquí los problemas principales son encontrar una plaza de guardería para los niños menores de tres años y enfrentarse a una cultura tradicional que sigue poniendo el papel de la mujer en casa al cuidado de los hijos.

Al hablar de la situación de la mujer en el mercado de trabajo alemán también hay que tener en cuenta la brecha salarial existente. Según datos de 2014 de la Unión Europea , por término medio, las mujeres de la UE ganan alrededor de un 16% menos por hora que los hombres, siendo de un 17 % en España y de un 22 % en Alemania.

 

[Img #4456]¿Qué recursos pone la Embajada Española en Alemania para ayudar a los emigrantes españoles en el país?

La Consejería de Empleo y Seguridad Social es un órgano técnico de la Embajada, con dependencia funcional del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. A través de su red de oficinas en Alemania, ofrece información y asesoramiento en el marco laboral y de seguridad social en Alemania: la búsqueda de empleo, los primeros trámites al llegar, la asistencia sanitaria, dónde encontrar cursos de alemán, los derechos del trabajador o cómo realizar la homologación de títulos españoles. También realizamos seguimiento de iniciativas y proyectos de movilidad y organizamos jornadas informativas como la que celebraremos el próximo 13 de abril en Múnich.

En nuestra página web tenemos información más detallada sobre todos nuestros servicios.
¿Qué errores suelen cometer más frecuentemente aquellos españoles que quieren trabajar en Alemania? ¿Qué consejos les daría?

Muchos españoles suelen venir a Alemania sin preparar con antelación su viaje y sin saber apenas alemán. Al llegar se dan cuenta de que sin un determinado nivel de alemán es muy difícil encontrar un trabajo. Tampoco saben muy bien en qué sector pueden trabajar con su formación y experiencia, por lo que la búsqueda de empleo se complica y muchos acaban trabajando en empleos de baja cualificación y que no corresponden con sus aspiraciones.
Por eso, antes de emigrar es necesario tener claro en qué área profesional y región (sin centrarse exclusivamente en grandes áreas urbanas) se quiere trabajar e informarse de sí existe demanda de ese sector en Alemania así como las competencias y los conocimientos académicos y de idiomas que se requieren.

Preparar el salto de emigrar a otro país es esencial para conseguir mejores oportunidades. Hay que informarse no sólo de las posibilidades laborales sino también de los primeros pasos administrativos que se deben realizar al llegar a Alemania. También es muy útil conocer de antemano las instituciones y asociaciones locales que pueden asistirte una vez estés allí.

 

¿Qué opinión le merecen iniciativas como la de Blue red que hemos lanzado desde nuestra Asociación?

Asociaciones como Blue Red, que ofrecen asistencia y asesoramiento en español en Múnich, y en general en Alemania, son esenciales para crear una red de relaciones personales y profesionales entre los españoles. En colaboración con otras asociaciones e instituciones públicas, iniciativas como la vuestra contribuyen a mejorar la situación de los españoles en el extranjero y a apoyarles en su experiencia migratoria.

 

La llegada a otro país es siempre un desafío y tener cerca a personas que conocen tu situación y pueden ayudarte en tu propio idioma en la integración social y laboral, son fundamentales para que la aventura acabe en éxito o en fracaso. Desde la Consejería de Empleo y Seguridad Social apoyamos este tipo de iniciativas e intentamos con ellas consolidar una red de capilaridad de asesoría y apoyo a españoles en Alemania.