Reactiva tus neuronas

¿Eres capaz de seguir esta serie?

[Img #4472]

¿Todavía no lo has resuelto? Bueno vale, te daré una pista: es una lectura.
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………..
Solución: el número de cada línea es la lectura del número situado en la línea superior. Por ejemplo, 1–>11 (un uno) –>21 (dos unos) –>1211(un dos, un uno) -> La solución a la serie es 111221(un uno, un dos, dos unos)
………………………………………………………………………………………………………………………….

¿A qué ya no parece tan difícil? Realmente se trata de utilizar la pura lógica, pero no aquella a la que estamos acostumbrados o la que nos han inculcado ya desde pequeños. Este pasado miércoles en el Club de Coaching para una Vida Sana, probamos el programa Life de Brain Factory+50 y nos quedamos fascinados con el resultado. El objetivo era aprender a utilizar diferentes lógicas para poner a prueba nuestro cerebro y mantenerlo constantemente activo.

¿Por qué es necesario este tipo de entrenamiento?
La edad es el principal factor asociado al envejecimiento de nuestras neuronas. Afortunadamente, nuestro cerebro es como un músculo que puede ejercitarse durante toda la vida para mantenerse en forma.

Nuestras invitadas de Brain Factory+50, Aranza y Lorena, nos presentaron Life, un programa de entrenamiento cerebral, especialmente para personas mayores de 50 años, que retrasa el desgaste neuronal y permite mantener activas las capacidad intelectuales más importantes como la memoria, la capacidad resolutiva, la orientación espacial, la habilidad de cálculo, el lenguaje y la atención.

Además, BrainFactory +50 es el primer programa de estimulación cognitiva desarrollado en colaboración con la Sociedad Española de Neurología. Es un programa pautado con una constante evaluación y control, enfocado a una necesidad individual.

El programa consta de tres áreas principales: el neurofitness, el cálculo con ábaco y una última parte de relajación y bienestar.

La sesión comenzó con una actividad de neurofitness. Se trata de una serie de ejercicios diseñada para preservar y mantener intactas habilidades como la memoria, la orientación espacial, la atención entre otras, combinando actividades individuales y en grupo.
En este caso, realizamos una práctica de orientación espacial. Unos con más éxito que otros nos dimos cuenta que seguir las direcciones dictadas no es tan fácil como pensábamos o ¿acaso no te han dicho alguna vez derecha y has terminado por la izquierda?

En la segunda parte pasamos al cálculo con ábaco. Pero, no con uno cualquiera, sino con un ábaco de estilo japonés o soroban.  Con este elemento se logra inculcar el hábito de la deducción basado en la observación, rescatar el hábito de la buena memoria recordando datos eficientemente, razonar de múltiples maneras en forma simultánea, desarrollar habilidad mental sobre el cálculo numérico y mejorar la psicomotricidad dactilar.

[Img #4473]Con el ábaco soroban se pueden realizar todo tipo de operaciones aritméticas: sumas, restas, multiplicaciones, divisiones, raíces cuadradas, potencias, decimales… y combinaciones de todos ellos. Está constituido por una fila de fichas en la parte superior y cuatro filas en la parte inferior y se puede contar hasta 99.999.999.999.999.999.

Con un manejo habitual, permanente, persistente y disciplinado se puede lograr una eficiencia y velocidad de cálculo muy notable, logrando superar al uso manual de una calculadora digital de bolsillo. En la actualidad, este peculiar instrumento sigue utilizándose en las escuelas de Japón.  Un niño de 6 años puede tardar aproximadamente dos años en realizar potencias o raíces cuadradas con ábaco.

También existe un programa similar, Aloha mental arithmetic, enfocado a niños entre 5 y 13 años que, contribuye a su desarrollo mental de una forma dinámica y divertida.

Y por último, una pequeña dosis de relajación y bienestar. Una mente tranquila tiene más consciencia, ralentiza el envejecimiento físico y mental, permitiendo tener un
a visión más amplia del mundo que nos rodea.

BrainFactory +50 siempre reserva un espacio en sus sesiones para la realización de ejercicios de relajación que mejoran el bienestar de los asistentes. De esta forma,  esa sensación de bienestar al finalizar la sesión se convierte en una recuerdo positivo que resulta mucho más efectivo al poner en práctica estas habilidades cognitivas en el día a día.