Slow networking: Conócete, fija objetivos, confía y colabora

La sesión del Club de Desarrollo Personal y Liderazgo del 13 de febrero trató sobre el slow networking y estuvo a cargo de Joanna Ferrero de Experienciar. Según ella explicó, si nos ayudamos los unos a los otros, sin más, si confiamos, podemos lograr grandes cosas.

Joanna comenzó su ponencia explicando que hace diez años se abrió un blog sobre lifestyle en el que compartía de forma abierta muchísima información, sin recibir nada a cambio, por pura generosidad. Comenzó a participar en eventos relacionados con la blogosfera y convirtió su experiencia y su habilidad en un negocio.

El primer paso para poder hacer slow networking es conocerse bien y saber cómo presentarse. Ser consciente de tus habilidades, de lo que te hace diferente y estar seguro de uno mismo. De hecho, esa es la clave: la seguridad.

IMG-20180214-WA0004

 

 

 

 

 

 

Joanna nos dio tres trucos para reforzar la seguridad en uno mismo:

1) Calma – actitud – foco y estrategia. Hay que dedicar diez minutos al día a reflexionar, para pensar, conectando con nosotros con calma. Debemos hacer un esfuerzo por ser positivos y ver siempre la botella medio llena. Además, debemos tener muy claro qué queremos conseguir y cómo conseguirlo. Si no nos priorizamos a nosotros y a nuestros intereses, nunca podremos conseguirlos.

2) La teoría de las zanjas y los puentes. A veces nos equivocamos o cometemos un error, debemos asumirlo. Y si vemos a alguien que está a punto de cometer el mismo error que nosotros, ¡debemos decírselo! Está a punto de meterse en una zanja, seamos nosotros los que pongamos un puente a esa persona para que no cometa su error. Habla, ayuda, comparte, conversa. Siente el bienestar de ayudar a otro.

3) Síndrome celebrity. Cuando alcances un éxito, debes parar un segundo y recapitular cómo te sientes, cómo ha sido todo, cómo has llegado hasta allí, qué concepto tienes en ese momento de ti mismo. Y guarda ese papel, ese vídeo, ese audio, para los días en los que todo nos ha salido mal.

Las conexiones personales
El networking es capaz de abrir muchas puertas a mundos distintos. Nos ofrece visibilidad, nuevas oportunidades, información privilegiada. La información que para una persona no es nada, para otra es oro. Y eso solo se consigue conversando y creando una red de apoyo.

IMG-20180214-WA0003

Joanna explicó a los asistentes el método de Experienciar para poder conseguir el éxito.

1) Piensa el objetivo de networking, sea personal o profesional.

2) Conecta con las personas que ya conoces. Debemos ser conscientes de que tememos más contactos de los que creemos, ya que hay muchas personas con las que tratamos cada día pero con las que no hablamos de verdad. Comencemos diciéndoles algo bonito y agradable que haga que captemos su atención y que nos ganemos su confianza.

3) Lancemos la pregunta, ¿en qué te puedo ayudar? La gente suele reaccionar de forma sorpresiva cuando ofrecemos nuestra ayuda sin nada a cambio. Muchas personas ni siquiera piensan en qué necesitan, ya que van en modo automático, pasando día tras día. Quizás una persona nos diga que le gustaría trabajar en una empresa en concreto y aunque nosotros no tengamos un contacto allí, quizás tengamos otro recurso que podamos ofrecerle, como un reportaje, un libro o un podcast que le ayuden a mejorar su parte profesional para conseguir el objetivo, por ejemplo.

4) Una vez has ayudado a otra persona, llega tu turno. Usa la fórmula ‘¿Conoces a alguien que…?’ y que acabe buscando el perfil de persona que necesitas para cumplir tu objetivo de networking, como un diseñador web, un entrenador personal, un coach de confianza, un contacto en cierta empresa o un peluquero.

5) Cuando la persona a la que has ayudado y a la que has preguntado si conoce a alguien que… te ha dado una tarjeta, debes ponerte en contacto con ella al día siguiente a través del correo electrónico. Si no fortaleces ese contacto, lo pierdes.

Las tarjetas de presentación
Un detalle clave es disponer de tarjetas de presentación con tus datos que refleje la personalidad y los talentos de cada uno.

La sociedad nos prepara para ser desconfiados, para proteger nuestra identidad y lo que somos. Y debemos hacer lo contrario. Debemos abrirnos y confiar en los demás. ¿Cómo podemos facilitar esto? Hay muchos mecanismos. Os dejamos con un par de ejemplos:

– El networking del fallo. Ayuda a alguien de forma educada y respetuosa, diciéndole qué cosas puede mejorar de algo que esté haciendo. Joanna pone como ejemplo un chico que le mandó un vídeo explicándole todo lo que podía mejorar de su web.
– Organiza cenas con amigos y que cada uno traiga a alguien. Amplía el círculo, conoce a personas nuevas diferentes.

Como siempre, puedes ver la presentación completa de la sesión en nuestra Know Box. ¡Te esperamos en enero en nuestro Club!

 

Dejar una respuesta