“Todo tiene que estar preparado para la acción”

El pasado lunes 27 de mayo, tuvimos ocasión, como cada mes, de realizar nuestro encuentro del Club de Coaching para una Vida Sana. El tema elegido era la actividad física saludable y contamos con la presencia de nuestro colaborador habitual el Dr. Ángel Escudero, al que en esta ocasión acompañó Ofelia Santiago.

En esta entrevista, que amablemente nos concedió instantes antes de comenzar la sesión del Club, Ofelia nos cuenta su visión sobre la salud y sobre la idea de que cada uno de nosotros debe jugar un papel activo en la misma, por ejemplo, realizando más ejercicio a pesar del sedentarismo que muchos trabajos fomentan.

Si pudiéramos extraer una conclusión de la sesión, aunque fueron muchos los temas tratados, deberíamos quedarnos con ésta: debemos realizar un ejercicio físico natural y amable, no desgastador, ni física ni mentalmente, pues en los próximos años, en los que el cambio va a ser la constante, esto va a ser necesario para estar preparados.

El ejercicio físico amable nos ayuda a mantenernos flexibles y ágiles tanto física como mentalmente, pues nos ayuda no sólo a mantener nuestro cuerpo, que es una máquina diseñada para el movimiento, sino también a concentrarnos, pensar, tomar decisiones, potenciar la memoria, etc.

Comenzamos hablando de Filipides, al que pocos recuerdan salvo cuando se le asocia directamente con la Maratón. Y, aunque se dice que su muerte se debió a heridas de guerra, lo cierto es que nos sirvió de excusa para comenzar a hablar de lo que es y no es actividad física saludable y para diferenciar el deporte de élite y de competición de aquel que podemos o debemos practicar aquellos que no entramos en este ámbito.

Después se plantearon a los asistentes dos preguntas que debemos hacernos a la hora de abordar este tipo de temas: ¿quieres tener salud? y, sobre todo, ¿qué es para ti la salud? Ya que para desarrollar el programa de actividad física más adecuado a cada uno de nosotros es esencial, en primer lugar, ser conscientes de su importancia y, en segundo lugar, determinar claramente el objetivo. Pensemos que, estar sano para cada uno de nosotros, va vinculado a cosas muy distintas.

Puntualizadas estas cuestiones como elementos previos esenciales a la hora de definir nuestro plan de acción, se resolvieron dudas y se cuestionaron algunos planteamientos que son comunes. Recogemos algunos ejemplos:

  • Correr está de moda pero, ¿es un ejercicio físico saludable? El ser humano no está diseñado para correr grandes distancias y se está produciendo una “epidemia” de metatarsalgias debido a esta moda. Sin embargo, como ya se ha señalado, no se trata de correr como los profesionales, si éste es el ejercicio que nos gusta es recomendable el seguimiento de un plan adecuado a nuestra edad y nuestras circunstancias. Los pequeños sprints son mucho más recomendables que las grandes distancias.
  • El mejor ejercicio físico: andar. En esto, y sin que sirva de precedente, parece que se llegó a un acuerdo en el Club con la campaña que desde la DGT se está realizando en estos momentos en televisión. Andar nos ayuda, no sólo a realizar una actividad física moderada diaria que mejora nuestro cuerpo, sino también a mejorar nuestra mente.
  • Y, ¿si no tengo tiempo? Si hemos comenzado haciéndonos las preguntas que se recomendaron al principio de la sesión, este problema no existiría pero, en cualquier caso, se aportaron distintas soluciones a este “factor disuasor”: desde la práctica de abdominales o el levantamiento de “peso” (una lata de tomate nos puede valer) mientras vemos la televisión, hasta el retomar actividades que nos gusten y que hemos abandonado, como el baile. En cualquier caso, la actividad física nos hará sentirnos mejor y por tanto querer seguir para sentirnos aún mejor, de ahí que lo difícil sea comenzar y crear el hábito.
  • Y, ¿para reponer fuerzas? El agua es el elemento esencial. Se comentaron algunas cuestiones en torno a las sales minerales (mejor con la comida), el agua oxigenada, el agua con gas y otros factores a tener en cuenta pero, lo que quedó claro, es que el agua no puede ser sustituida por ninguna otra bebida.
  • ¿En qué momento es recomendable hacer ejercicio? Nuestros dos invitados estuvieron totalmente de acuerdo, lo ideal es realizarlo con la primera luz del día. Aquellos que hacen ejercicio nocturno, difícilmente conciliarán el sueño ya que, como se comentó, es como encender el botón del pensamiento y la creatividad .

También se comentaron otras cuestiones en relación con la duración recomendada para la realización del ejercicio físico, otros deportes y algunas experiencias personales. En cualquier caso, los miembros del Club que participaron en la sesión salieron convencidos de que, en los tiempos que corren, todo tiene que estar preparado para la acción así que: ¡Movámonos!